viernes

La comunidad de San Pío X recibió a su nuevo párroco

El jueves 6 de febrero, los fieles de la parroquia San Pío X, integrada por las comunidades de San Ramón, Virgen de Luján, Beato Juan Pablo II, Santa Madre Maravillas y la sede parroquial, ubicada en el barrio Libertador II, colmaron el templo parroquial para participar de la toma de posesión del nuevo párroco, Pbro. Sergio Chumbita, quien tendrá la misión de pastorear a los bautizados de ese amplio sector del sur de la ciudad capital por espacio de seis años, según se desprende del decreto respectivo.

La toma de posesión se llevó a cabo durante la Santa Misa presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por sacerdotes del clero local.
Inicialmente, la Sra. Magui Guerra le dio la bienvenida al nuevo párroco en nombre de toda la comunidad, que se ofreció “para acompañarlo y trabajar juntos llevando la Palabra de Dios a nuestras vidas”, anhelando que sea bendecido en el cumplimiento de su misión y “pueda ser guía, padre y amigo para nuestra comunidad”.
Por su parte, la Sra. Olga Chazarreta
despidió al párroco saliente, Pbro. Rogelio Suárez, a quien agradeció “los tres años de pastoreo, por habernos enseñado a profundizar en la fe a través de los cursos bíblicos, por las misiones barriales, por integrar todas las capillas a la parroquia donde aprendimos a confraternizar con nuestros hermanos; por formarnos en el celo por la casa de Dios”. También destinó palabras al Padre Luis Páez, quien se desempeñó como Vicario Parroquial, destacando “su sencillez, disponibilidad y entrega puesto de manifiesto en toda su tarea pastoral, colaborando con el Padre Rogelio. Lo aprendimos a conocer y a valorar en el inestimable servicio silencioso brindado en la comunidad”.


“Tratamos de construir la comunidad de comunidades”
A su tiempo, el P. Suárez se despidió de los parroquianos, a quienes acompañó durante tres años, destacando el trabajo conjunto entre laicos y sacerdotes. “Lo hicimos en cada comunidad: hubo encuentros y desencuentros, acuerdos y desacuerdos, tantos momentos vividos en los que rezamos, compartimos, estudiamos y sufrimos juntos, así tratamos de construir la comunidad de comunidades sobre la base de lo que había como parroquia. Intentamos que el
‘capillismo’ no sea lo fuerte, sino lo eclesial. De esto quiero agradecer a ustedes, queridos laicos, sin ustedes es imposible la misión evangelizadora de nuestra querida Iglesia”.
Tras la lectura del decreto de designación, a cargo del Sr. Guillermo Rey, el Obispo bendijo el agua que fue esparcida por el P. Chumbita entre los presentes.
En su homilía, Mons. Urbanc agradeció al P. Suárez el servicio prestado durante estos tres años en la tarea de formar la comunidad de comunidades, para tener un espíritu eclesial. Mencionó la importancia de la renovación de los templos, la participación en la liturgia y la formación metódica. “Al Padre Sergio le tocará continuar trabajando. El sacerdote con la comunidad tienen que discernir por dónde quiere llevarnos el Espíritu”, afirmó, agregando que “el sacerdote, cuando llega a una parroquia, se deja crucificar por la comunidad, sufre con ellos, se alegra con ellos… La misión del sacerdote sin ustedes no tiene sentido”, enfatizó.

Asimismo, pidió que “apuesten por la comunión, la solidaridad, el respeto, porque Jesús está con nosotros”.
Continuando con la ceremonia, se concretó el juramento de fidelidad y la renovación de las promesas sacerdotales por parte del P. Chumbita.
En el momento de las ofrendas, se acercaron los óleos, que el Obispo entregó al nuevo párroco, como también las imágenes de los Santos Patronos de cada una de las comunidades que conforman la jurisdicción parroquial.
Luego de la comunión, el flamante párroco recibió la llave del Sagrario donde se guardan el Santísimo Sacramento, que desde ahora deberá custodiar.
Antes de finalizar la celebración eucarística, el P. Chumbita agradeció la presencia de la gente que llegó desde Paclín para acompañarlo en este momento especial.
A los fieles de la nueva comunidad confiada a su cuidado espiritual les pidió paciencia y disponibilidad en el comienzo de la tarea pastoral a él encomendada, manifestando que será “una parroquia abierta para todos, porque todos somos hijos de Dios. Que el Señor nos ayude y nos acompañe. Vengo a sumarme a lo que ustedes vienen haciendo”, manifestó.
Finalmente, obsequió una estola a los sacerdotes presentes en la ceremonia.

Culminada la celebración eucaristía, se compartió un brindis de camaradería en el que los párrocos entrante y saliente recibieron presentes, hubo brindis y la degustación de una deliciosa torta que el Padre Sergio partió acompañado por Mons. Luis, en clima fraterno y de alegría.

Otras asunciones

El Pbro. Guillermo Chanquía, asumirá como párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario (Hualfín), el 7 de febrero, a las 20.30; el Pbro. Hugo Rodríguez, tomará posesión de la Parroquia Nuestra Señora de la Candelaria (Saujil), el 8 de febrero, a las 20.30; y el Pbro. Carlos Robledo, se hará cargo de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima (Fiambalá), el 9 de febrero, a las 11.00.