Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

sábado

Bajo una copiosa lluvia se bendijo el lugar donde se construirá la casa para chicos con adicciones

En la tarde del pasado viernes, se llevó a cabo la bendición del terreno ubicado en cercanías a El Rodeo, más precisamente en el puesto en el puesto Los Molles, departamento Ambato, donde se levantará la casa de recuperación de jóvenes que sufren el flagelo de la droga.
Estuvieron presentes el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, el Pbro. Héctor Salas, Vicario para el Economato Diocesano, el Pbro. Antonio Bulacio, Delegado Episcopal para la Pastoral de Adicciones, 
el Pbro. Bernardo Canal Feijoó, quien trabaja pastoralmente en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, a cuya jurisdicción pertenece el terreno, el intendente de El Rodeo, Armando Seco Santamarina, y los Bomberos Voluntarios de la vila veraniega. También se
dieron cita los miembros del Equipo de Pastoral de las Adicciones, del grupo de voluntarios Amigos del Cenáculo y familiares de jóvenes recuperados de las adicciones.
El acto fue breve por causa de la copiosa lluvia, pero no disminuyó la alegría de los presentes que recibieron el agua como un signo de bendición y prosperidad para este ansiado proyecto en la Diócesis de Catamarca.
El Pbro. Quiroga del Pino presidió la Celebración de la Palabra, y luego de proclamar el Evangelio expresó: “Llueve y nos agrada que llueva porque es también un regalo de Dios que preanuncia la fertilidad de esta obra en este campo que hoy bendecimos”. Prosiguió diciendo que “pedimos al Señor que ayude a que muchos hijos suyos y hermanos nuestros puedan recuperar su dignidad, puedan recuperar su fortaleza, su valentía, su honestidad, puedan crecer como hermanos y ser restituidos a la vida normal, que se aprende con mucha tarea y con mucho esfuerzo”.

Finalmente pidió “que el Señor aliente a los que así actúan, a los que proponen esta obra, que alienten a cada uno de los jóvenes que estarán aquí viviendo, conviviendo y compartiendo”. Para finalizar animó a “que sea una obra de Verdad porque debe estar puesta en las manos de Dios y una obra de Bondad porque Él nos la concede para que tengamos vida”.

Recordemos que para la primera etapa del proyecto, el Papa Francisco aportó el 67,27 % del monto necesario para ejecutarla. La obra se inscribe en el Año Jubilar de la Misericordia, convocado por su Santidad.