domingo

Convivencia anual y misión de los seminaristas con el Obispo

Tal como sucede todos los años durante las vacaciones, los seminaristas de la Diócesis de Catamarca participaron de la convivencia anual junto al Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, en la Casa de Retiros Espirituales Emaús, que en esta oportunidad incluyó una misión en la provincia de  Entre Ríos.
Desde el 29 de enero hasta el 16 de febrero, los nueve jóvenes que cursan sus estudios en el Seminario Arquidiocesano de Tucumán,  acompañados por el Pastor Diocesano y los sacerdotes responsables de las vocaciones consagradas en la diócesis, vivieron 18 jornadas de oración, formación y recreación, además de un encuentro con los sacerdotes del clero catamarqueño.
Una actividad especial y atípica fue la peregrinación hacia Entre Ríos, para sumarse a una misión en la localidad de Federación. Allí compartieron tres días con la comunidad de la parroquia de la Inmaculada Concepción, visitando los hogares para llevar la Palabra de Dios, un oído atento y a Jesús
a la vida cotidiana de las familias de un antiguo emplazamiento industrial,donde fueron recibidos con alegría y gratitud.
En su viaje hacia el Litoral, pasaron por Villa Cura Brochero, en Córdoba, celebraron la Santa Misa en el Santuario del Cura Gaucho dando gracias a Dios por las vocaciones. También realizaron otra parada en el Seminario de Rosario, en la provincia de Santa Fe, que les abrió sus puertas.
Al regresar a la tierra de la Virgen del Valle, continuaron con las charlas de formación y espiritualidad en Emaús, donde tuvieron una jornada con las familias y la participaron de la ceremonia de institución del Lectorado del seminarista Javier Cisternas.
Los jóvenes que se preparan para consagrarse al sacerdocio culminaron las actividades el jueves 16 con el espíritu renovado, para retomar sus estudios el próximo 5 de marzo en el Seminario Mayor Arquidiocesano de Tucumán.