jueves

El Obispo consagró el altar de la capilla Nuestra Señora de la Candelaria en Copacabana


Consagración de altar en Copacabana.
La celebración central del miércoles 24 de abril, correspondiente a la tercera jornada de la visita pastoral de Mons. Luis Urbanc a la parroquia San Juan Bautista de Tinogasta, fue la consagración del altar y la bendición del ambón de la capilla de Nuestra Señora de la Candelaria, ubicada en la localidad de Copacabana.
La solemne ceremonia litúrgica fue presidida por el Señor Obispo y concelebrada por el Cura Párroco, Pbro. Esteban Chaile, contando con la participación de autoridades de la Ciudad Autónoma de Tinogasta, encabezadas por el Intendente Hugo Avila, la delegada comunal Norma Juárez, miembros del Consejo de Pastoral y fieles provenientes de distintas comunidades.
Tras la bendición del agua con la que el  Pastor Diocesano roció al pueblo,  se dio lectura al decreto por el cual el Obispo resuelve la consagración del altar y la bendición del ambón, expresando su paternal reconocimiento a todas las personas que, de un modo u otro, han participado en su construcción. Agradece “su contribución a esta obra que, por encima de lo material, promueve la edificación espiritual del Pueblo de Dios”. Asimismo, exhorta a los fieles a “participar con honda piedad y cristiano gozo de dicha acción litúrgica, para renovar nuestra común fe en la santísima Eucaristía”.
Llegada a Copacabana.
Antes de la lectura de los textos bíblicos, se procedió a la bendición del ambón desde donde se anuncia la Palabra de Dios. Luego de la homilía se rezó el Credo y cantaron las letanías de los Santos. Inmediatamente, el Obispo ungió el altar con el Santo Crisma, que luego se quemó, significando que el sacrificio de Cristo, que allí se perpetúa místicamente, sube a Dios como suave perfume. Continuando con el rito, se revistió el altar con flores y se iluminó con velas encendidas, tras lo cual se siguió con la ceremonia eucarística.
Finalmente, el Obispo, los sacerdotes, las autoridades presentes y todos los feligreses y vecinos firmaron el acta, que deja registrado este importante acontecimiento para el pueblo creyente de Copacabana, y besaron el altar consagrado.
Concluido el oficio solemne, el ilustre visitante fue agasajado con una cena comunitaria, en la que se degustó un sabroso menú preparado por los alumnos de Gastronomía de la escuela N° 65, dirigidos por el profesor Cristian Rementería, chef profesional que prepara a los estudiantes que eligen esta especialidad.
 
En la escuela de Copacabana.
En la escuela secundaria N° 65
El recibimiento en la localidad de Copacabana o tierra del Mirador Azul, como se la conocía en sus orígenes, fue preparado por alumnos, directivos y docentes la escuela secundaria N° 65, quienes junto a los vecinos, esperaron al Obispo en la ruta con carteles de bienvenida y las imágenes de los Santos Patronos, para caminar todos juntos hasta las instalaciones escolares. Allí, la vicedirectora Gladys Peralta de Avila expresó el júbilo por el Pastor que llega para compartir “en comunidad, unidos en un solo cuerpo místico con armonía y beneplácito la Buena Noticia, aquella que no se presta al error ni al engaño de demagogias ni quimeras pasajeras, sino aquella que reafirma nuestra fe de creer en un Dios vivo que nos ama y permanece junto a nosotros en todos los avatares de la vida, de un Dios que examina nuestros corazones y a quien no podemos engañar”.
La proyección de un video sobre la fe sirvió para ambientar el diálogo que el Señor Obispo mantuvo posteriormente con los estudiantes, quienes estuvieron acompañados por los padres.
En la escuela de Salado.

En la capilla y la escuela de Salado
Por la mañana, los pobladores de Salado recibieron el nuevo día alabando a Dios junto al Obispo. Para ello se congregaron desde temprano en la capilla del pueblo, dedicada a Nuestra Señora del Valle, donde rezaron la oración de Laudes.
Siguiendo el itinerario previsto para esta tercera jornada, Mons. Urbanc llegó a la escuela N° 233 Hipólito Vieytes, donde fue recibido con mucho entusiasmo por los alumnos del Nivel Primario y los pequeños de las salitas del jardín de infantes de 4 y 5 años, quienes le expresaron su afecto con palabras y gestos.
La directora Rosa Elena Moreno destacó: “Lo recibimos con la esperanza de que nos deje el alimento espiritual que toda la comunidad educativa espera y necesita. Todos vivimos realidades diferentes, pero con una única esperanza: buscar a Jesús como nuestro guía”.
 En el patio cubierto de la institución educativa se colocaron los mesones donde compartieron el desayuno y luego le hicieron entrega de algunos presentes, entre ellos un cofre confeccionado por los propios chicos bajo la guía de los docentes, conteniendo cartitas en cuyos trazos y dibujos dejaron plasmado lo que sienten sus corazones.
Luego se generó un espacio para que los niños, ávidos de conocer a Mons. Urbanc, le realizaran preguntas sobre su vida personal y de consagrado, que respondió con generosidad y apertura.
El resto de la mañana se centró en la visita a los ancianos y enfermos de la comunidad, quienes recibieron los sacramentos de la Unción de los Enfermos y la Eucaristía. A todos llevó alivio haciendo presente a Jesús en medio de ellos.
Con enfermos en Salado.

Jueves 25
8.00- Desayuno con los niños de la escuela de Copacabana. Bendición a los integrantes del Club Unión. Visita a los enfermos.
Capilla San José. La Puntilla
11.00- Recibimiento y palabras de bienvenida en la escuela Nº 309. Visita a ancianos. Caminata hacia el pie del cerro. Novena de la Cruz.
12.30- Almuerzo con toda la comunidad en la escuela.
16.30- Merienda con huérfanos.
Capilla Nuestra Señora de la Merced. Banda de Lucero
17.30- Recibimiento en el río, en caravana. Visita a ancianos.
19.00- Encuentro y debate con jóvenes de la localidad.
20.00- Santa Misa. Cena a la canasta.