miércoles

Jornada Vocacional - Sábado 20 de abril de 2013


LAS VOCACIONES,  SIGNO DE LA 
ESPERANZA FUNDADA SOBRE LA FE


Se necesita y se busca una persona para la Diócesis de Catamarca.

Se necesita y se busca para la Iglesia que peregrina en Catamarca,
Una persona, hombre y mujer, sin miedo al mañana,
sin miedo al hoy.
Se busca para la Iglesia un hombre que conozca su pasado,
que confíe que Dios lo puede sanar, cambiar, transformar.

Se necesita y se busca para la Iglesia que peregrina en Catamarca,
Un hombre  que no cambie por cambiar,
que no hable por hablar, que no rece por rezar.
Se busca para la Iglesia un hombre sin respuestas prefabricadas,
sin palabras vacías, sin la falsa seguridad de los satisfechos.

Se busca para la Iglesia que peregrina en Catamarca,
Un hombre capaz de comprometerse, capaz de ser pobre,
capaz de obedecer y de autocriticarse.
Se busca para la Iglesia un hombre capaz de vivir junto a los otros,
por los otros y hacia los otros, capaz de trabajar, sentir y llorar,
capaz de pensar y soñar con los otros.

Se necesita y se busca para la Iglesia que peregrina en Catamarca,
Un hombre capaz de perderse sin sentirse destruido,
de vencer sin sentirse omnipotente, de dudar sin perder la fe,
de pedir donde no hay respuesta, y de responder donde hay una pregunta.
Se busca para la Iglesia un hombre que sepa usar sus manos para bendecir,
para perdonar para dar la comunión, y
para indicar dónde y hacia dónde.

Se necesita y se busca para la Iglesia que peregrina en Catamarca,
Una persona que sea ministro y profeta de Dios.
Se necesita y se busca una persona, que ore,
que sea oyente de la Palabra, que busque la Comunión con Jesucristo,
 que abrace fervientemente su vocación a la santidad.
Se busca una persona que quiera decir  SI,
a la llamada de Jesús y dejándolo todo, lo siga.
La Iglesia Diocesana reza por él, por ella.
La Virgen del Valle los protege
Y los guarda en sus manos entreabiertas.

SEÑOR, ENVIA OBREROS A TU MIES.

Comunidad de las Monjas Dominicas