jueves

Mons. Elmer Miani celebró sus 80 años de vida junto a la comunidad catamarqueña


En el marco de la celebración del día de la dedicación del templo Santuario de Nuestra Señora del Valle, la Iglesia de Catamarca celebró también los 80 años de su Obispo Emérito, Mons. Elmer Miani, quien presidió la Misa concelebrada por sacerdotes del clero diocesano y de congregaciones religiosas.
La homilía estuvo a cargo del Pbro. Salvador Armengol Acevedo, quien comenzó destacando "el gran sentimiento de alegría con que celebramos el aniversario de la dedicación de este templo al Señor y, en este marco, los 80 años de Mons. Miani".
"Celebramos en este día el misterio de la Iglesia representada en el templo. A los templos les llamamos Iglesia porque en ellos se reúne la Iglesia", agregó y continuó expresando que "la obra salvadora, Dios la quiere llevar a cabo en la comunidad que es el Pueblo de Dios. En este contexto celebramos los 80 años de nuestro Obispo Emérito".
A continuación, el Padre Acevedo dijo que "esta Iglesia que somos nosotros, que es la Iglesia de Jesucristo, se apoya en la confesión de fe de Pedro: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios. Por eso nuestra Iglesia es cristiana, no la comunidad judía del Antiguo Testamento, sino la que fundó Jesús que es el Cristo, el Ungido del Padre, nuestro Salvador. Nuestra fe personal es la fe de la Iglesia y nuestro credo se apoya en el credo de la Iglesia. Por eso a nuestra vida de fe no la podemos vivir sin la Iglesia, porque la Iglesia nos ha dado la fe, nos alimenta en la fe y acompaña nuestra fe".
Posteriormente, el sacerdote comentó que hablando con Mons. Miani de su residencia en Córdoba -donde vive actualmente- le escuchó decir: 'He ido al recinto que me ofrece la Iglesia y me siento seguro allí porque es la madre Iglesia la que me cuida', y tocándose el anillo episcopal le dijo: 'Este es signo de que permanezco indisolublemente unido a la Iglesia de Catamarca y ésta sigue siendo el sentido de mi vida'. El Padre Acevedo dijo entonces: "Interpreto que el sentido de su vida quiere decir el para qué de su vida. Y es el para qué de nuestra vida sacerdotal servir a la Iglesia, es ser de Jesucristo y para Jesucristo y para la Iglesia".

"Estamos dándole gracias al Señor por la vida de Mons. Miani -siguió diciendo el sacerdote en la homilía- porque parte de su vida la entregó a nuestra Iglesia. Mons. Miani es de nuestra Iglesia, sigue siendo de nuestra Iglesia. Por eso lleva el anillo y en este trecho de su vida que el Señor le concederá no sé hasta cuándo, seguirá siendo para nuestra Iglesia".
En otro momento de su reflexión, el Padre Acevedo habló de los motivos que los sacerdotes tienen para agradecer por la vida del Obispo Emérito. Habló de los 25 presbíteros que recibieron el sacerdocio de Jesús de manos de Mons. Miani y que allí estaban presentes desde el primogénito, el Padre Juan Olmos, hasta el benjamín, el Padre Carlos Robledo. "Estamos también los otros que tenemos que dar gracias a Dios porque cuando estaba ejerciendo el ministerio nos miró con confianza", dijo.
Finalmente, expresó que "hay que darle gracias a Dios por el misterio de la Iglesia, por la comunidad eclesial. La Iglesia es nuestra casa, es la madre, es la barca donde nos sentimos seguros porque nunca vamos a naufragar. Demos gracias a Dios por pertenecer a la Iglesia y le pidamos ser fieles, servidores de la Iglesia. Que el Espíritu Santo nos ayude a reconocer y valorar este don que nos ha dado para nuestra salvación".
Al concluir la misa, Mons. Elmer Miani, visiblemente emocionado, agradeció al Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc , quien se encuentra realizando su visita pastoral a Tinogasta, quien lo invitó a venir a Catamarca a celebrar sus 80 años, y las constantes muestras de cariño que le brindan sacerdotes y laicos en estos días en que se encuentra en la Diócesis.