Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

martes

Miles de peregrinos en el cierre de las fiestas marianas y la apertura del Año del Compromiso Cívico y Ciudadano

Con un marco multitudinario de peregrinos venidos de los lugares más recónditos del país y del interior catamarqueño, se llevó a cabo la Solemne Procesión, que marcó el cierre de las fiestas en honor a Nuestra Madre del Valle, cuyo tema de reflexión estuvo centrado en la misericordia, en consonancia con el Jubileo extraordinario de la Misericordia, lanzado hoy por el Papa Francisco.
Los actos comenzaron en horas de la tarde con la salida de la Sagrada Imagen desde el interior del templo catedralicio, acompañada por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y sacerdotes del clero catamarqueño, en el trono festivo, llevado en andas por integrantes del Cuerpo de Infantería, y escoltado por Cadetes de la Policía de la Provincia y miembros de las
agrupaciones gauchas.
La aparición de la Virgen Morena suscitó una ovación con pañuelos en alto, vivas y aplausos, acompañados por los acordes de la Banda de Música de la Policía de la Provincia. Una vez ubicada en la tarima levantada en el Paseo de la Fe, recibió el tributo de una gran cantidad de delegaciones de peregrinos, muchos de ellos con los típicos misachicos, como también de instituciones civiles y grupos eclesiales locales.
Tras el paso de la extensa columna de peregrinos, las campanadas anunciaron el inicio del peregrinaje junto a la Madre del
Valle. Detrás de los abanderados y delegaciones escolares se ubicaron las religiosas y religiosos, seminaristas, sacerdotes y el Señor Obispo, luego la Imagen cuatro veces centenaria de la Madre Morena, seguida por las autoridades  provinciales y municipales, que se sumaron frente a Casa de Gobierno, encabezadas por la Señora Gobernadora, Dra. Lucía Corpacci, y el Intendente de Capital, Lic. Raúl Jalil, respectivamente, autoridades legislativas, judiciales y de las Fuerzas de Seguridad, peregrinos y fieles en general.
La marcha procesional se desplazó por calle República hasta Mariano Moreno, bordeando el Paseo General Navarro o Plaza de la Coronación, más conocida como La
Alameda, y regresando por calle San Martín hasta el Paseo de la Fe. En el trayecto se desgranaron los misterios del Santo Rosario, se elevaron súplicas y cantos animados por el grupo Yanai.
El arribo de la Sagrada Imagen al Santuario fue vivido con mucha emoción, mientras el tañer de las campanas se confundían con los sones de la Banda de Música, vivas y pañuelos agitados, para saludar a la Patrona y Reina del Valle.

Luego de la lectura del decreto de lanzamiento del Año Diocesano del Compromiso Cívico y Ciudadano, el Obispo Diocesano pronunció su mensaje final, expresando:

Peregrinos. Queridos Peregrinos y Devotos de la Virgen del Valle:

¡Muchas gracias! ¡Muchas gracias! por haber venido una vez más a compartir su fe con nosotros, y por permitirnos cultivar la caridad con ustedes por medio del hospedaje, un plato de comida, un vaso de agua, una sombra, un abrazo, etc. Sepan disculpar si no lo hicimos bien o mejor, y si a alguno lo descuidamos o no atendimos como debiéramos. Año a año vamos tratando de mejorar nuestra disponibilidad para con todos los que vienen a visitar a la Madre del Salvador y Madre de todos. Quiero que sepan que son muchísimas las personas que ponen de lo que necesitan para atender las necesidades de los que vienen caminando, en bicicleta u otros medios de transporte. Hay hermanos de parroquias del interior de la provincia que durante un tiempo van preparando lo que han compartido con ustedes. ¡Bendita se la Madre celestial que a todos motiva!, de manera que estos días hayan sido festivos y ocasión de encuentro para ir valorando mejor la belleza de nuestra fe y de formar parte de la única Iglesia de Jesucristo.


Madre Virginal. Es por ello que ahora me dirijo a Ti, oh Madre Virginal, en nombre de toda esta multitud de hijos tuyos y de tantos que no pudieron venir, pero que estuvieron espiritualmente presentes por medio de algún familiar, un amigo, un conocido o simplemente con su deseo, para agradecerte, para pedirte por sí o por otros, o sencillamente para conocerte y abrirte sus corazones para que los llenes con la Luz que es tu amado Hijo Jesucristo. Y, de esta manera, reciban consuelo y paz en sus corazones.

Patria. Te pido, en primer lugar, por nuestra Patria, ya que pasado mañana asumen muchas autoridades que guiarán la nación, las provincias y los municipios. Hazte presente en cada uno de esos lugares y derrama la sabiduría, la humildad, la fortaleza, la honradez, la laboriosidad, el respeto, el espíritu de diálogo y servicio, la generosidad, la fe, la esperanza y el amor sobre cada uno de los funcionarios para que nos ayuden a consolidar vínculos de amistad, de fraternidad y ciudadanía entre todos los argentinos y con quienes necesiten vivir en este bendecido suelo americano.

Jubileo. En segundo lugar, te ruego que nos ayudes a aprovechar la Gracia del Jubileo extraordinario de la Misericordia, que nos regala el Papa Francisco, para acercarnos con más confianza al Corazón compasivo de Dios y para valorarnos y respetarnos como hermanos los unos a los otros.

Compromiso Cívico y Ciudadano. En tercer lugar, te suplico que el Año del Compromiso Cívico y Ciudadano que hoy comenzamos, en lógica continuidad con el Año de los Laicos que hoy concluimos, sea asumido por todos como un pacto de honor para servir mejor a nuestra Nación y para comprometernos generosamente con el Bien Común de todos los argentinos, cuidando sobre todo a los más carenciados o menos favorecidos por su entorno social o cultural.

Congreso Eucarístico. En cuarto lugar, bendice y acompaña a toda la Iglesia que peregrina en Argentina para que nos preparemos seriamente en orden a la participación del 11° Congreso Eucarístico Nacional, a celebrarse en Tucumán, el mes de Junio próximo. Ayúdanos a valorar el precioso don y alimento que es la Santa Eucaristía para los que peregrinamos por este valle de lágrimas. Que todos nos percatemos de lo imprescindible que es participar en la celebración Eucarística dominical y recibir el Santísimo Cuerpo y la Preciosísima Sangre de Jesucristo, tu amado Hijo y Salvador de toda la humanidad.

Peregrinos. En quinto lugar, te imploro por todos los que peregrinaron, corporal o espiritualmente a tu Santuario agobiados por males corporales, materiales o espirituales para que los acojas en tu corazón maternal y solicites del Buen Dios la gracia que necesitan; sobre todo, dales la gracia de la paciencia y el entendimiento de lo que esa cruz significa para su vida o la de sus seres queridos o conocidos.

Adicciones. En sexto lugar, escucha el clamor te tantos que yacen oprimidos bajo el flagelo de las adicciones, que quieren salir, pero no encuentran razones o medios para ello. Haz que toda la sociedad se aliste en la erradicación esta diabólica pandemia, especialmente, desenmascarando y destruyendo el inhumano negocio del narcotráfico, de la venta de armas, de la trata de personas, del tráfico de influencias y de la venta de órganos.

Discípulos-misioneros. Y, en séptimo lugar, danos un corazón dócil, manso, magnánimo, misericordioso, paciente, esperanzado, leal, tenaz, honesto, servicial, pacífico y humilde como el tuyo para que de verdad todos seamos discípulos–misioneros de Jesucristo y, así, el mundo tenga Vida Plena en Él.
En fin, querida Madre Morena de este Valle de Catamarca, ante ti sobran las palabras, ya que mejor que nosotros sabes lo que necesitamos, por eso escucha nuestro silencio o nuestras ausencias, ya que es como mejor sabemos expresarnos.
¡Adiós, Reina del cielo y de la tierra!  ¡Adiós, Madre Inmaculada! ¡Adiós, Madre nuestra!   ¡Adiós, tierna Madre de los pobres y empecinados pecadores!    ¡¡¡Adiós!!!    ¡¡¡Amén!!!


 Posteriormente se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y se procedió al arriamiento de la Bandera en el mástil de la plaza 25 de Mayo.
El Rector del Santuario y Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, Pbro. José Antonio Díaz, anunció la indulgencia plenaria concedida para estas fiestas marianas, y el Señor Obispo impartió la bendición final.
Y llegó el momento de la despedida con mucha emoción, mientras los fuegos artificiales surcaban el cielo catamarqueño y la lluvia de pétalos se esparcía por el aire, en el epílogo de las celebraciones de la Inmaculada Concepción.