domingo

Con una misa culminó la visita pastoral del Obispo a la parroquia Santa Rosa de Lima


En la fría mañana dominical, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, presidió la Santa Misa de cierre de su visita pastoral a la parroquia Santa Rosa de Lima, iniciada el miércoles 10 de julio, bajo el lema "En Misión Permanente, unidos por la Fe”. El epílogo de esta acción evangelizadora se concretó luego de 12 días de intensa actividad en que recorrió las distintas comunidades de la extensa jurisdicción parroquial, llegando a escuelas, centros vecinales, clubes, comisarías y destacamentos policiales, geriátricos, casas con enfermos y ancianos, comedores, entre otras instituciones civiles y eclesiales.
La celebración eucarística se concretó en la sede parroquial y fue concelebrada por el párroco, Pbro. Antonio Bulacio.
Durante su homilía, Mons. Urbanc dio “gracias a Dios por esta labor cumplida, preparada desde hace varios meses con la pre visita, para apuntalar más la Misión Diocesana Permanente, porque la tarea continúa, hay que seguir visitando los hogares, fortaleciendo la catequesis y a las familias, ya que de la salud de la familia depende la evangelización”.
En otro tramo dijo que “el Obispo y los sacerdotes deben cuidar que la fe, la esperanza y la caridad sean ardorosas en ustedes, para que puedan perseverar en el cumplimiento de los mandamientos de Dios”.

Asimismo, apuntó que “los cristianos deben ser personas maduras en la fe, no infantiles. Ser maduros es saber asumir responsabilidades”, y especificó que con el sacramento de la Confirmación el bautizado alcanza la madurez en Cristo.
Pidió que la Patrona Santa Rosa de Lima “que nos ayude como parroquia a asumir la misión de llevar el mensaje de Jesús de un modo creíble a nuestros hogares y a los lugares donde transcurre nuestra vida de todos los días”.
Antes de la bendición final, el párroco Bulacio agradeció la presencia del Obispo durante estos días y anheló que “marque a la parroquia, para que sea más comprometida con la Iglesia, con la Misión Diocesana Permanente y con los hermanos más necesitados”. También reconoció la disponibilidad de quienes acompañaron a Mons. Urbanc, los catequistas y todas las personas que aportaron para que esta visita sea un encuentro; y destacó la disponibilidad y la cercanía del Pastor Diocesano.
Luego de la celebración eucarística, Mons. Urbanc procedió a la bendición de los ex votos colocados en el hall del templo parroquial, testimonio de los favores recibidos de Dios por intercesión de Santa Rosa de Lima. En el atrio saludó a los fieles, teniendo como marco los pequeños copitos de nieve que caían en la helada mañana.

En el monasterio de las Dominicas
El sábado 20, se desarrolló una jornada con sacerdotes y religiosas que prestan su servicio en la parroquia Santa Rosa de Lima, en el Monasterio Inmaculada del Valle de las Monjas Dominicas.

Por su parte, en la celebración eucarística de la noche, se concretó la renovación de las promesas matrimoniales y consagración de las familias de la comunidad parroquial a Santa Rosa.