lunes

El Obispo instó a imitar a San Fernando, Patrono de Capital, quien estuvo al servicio de los más débiles

La segunda jornada de la visita pastoral del Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús comenzó a las 9.00 en el palacio municipal, ubicado en el predio de la antigua estación de trenes, donde fue recibido por el Señor Intendente, Lic. Raúl Jalil, junto a miembros de su gabinete, en la puerta de las instalaciones municipales. Ya en su interior, con la ambientación musical de la Banda de Música de la Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca, dirigida por Luis Cosmi, el Señor Obispo, acompañado por el párroco, Pbro. Juan Olmos, saludó a cada uno de los empleados que allí se desempeñan.
Seguidamente realizó una invocación religiosa en la que instó a los presentes a “ser servidores de los demás”, implorando una abundante bendición para todos los miembros del municipio de San Fernando del Valle de Catamarca. En la ocasión leyó el último de los discursos de Jesús presentado por San Mateo (capítulo 25- versículos 31 y siguientes), referido a la importancia de las obras de misericordia para alcanzar el Cielo. “Traten de incorporarlo a sus vidas, porque Jesús nos va a juzgar en cuánto hemos amado”, dijo, reforzando el concepto con las palabras de San Juan de la Cruz, un gran místico de la Iglesia: “En la tarde de la vida seremos juzgados por el amor”. Por eso, “cuando dejemos este mundo, nos pondrán en una balanza para ver cuántas obras buenas hemos hecho. Es lo único que nos permitirá entrar en el Cielo, nada de títulos, nada de posesiones, eso no nos sirve para el Cielo, solamente las obras buenas”, enfatizó.

También mencionó el ejemplo de San Fernando, Patrono de la ciudad capital, quien “fue un rey santo, porque estuvo al servicio de los más débiles, de los postergados, de los últimos; buscó siempre practicar la justicia, por eso es un rey santo, difícil, pero es posible. Entonces, todos nosotros podemos llegar a ser santos”, manifestó.
Luego bendijo los instrumentos de los integrantes de la Banda de Música, como también los objetos de trabajo que se usan en este lugar como en todo el municipio de San Fernando del Valle de Catamarca, y a los trabajadores municipales y sus familias. En la oración pidió a Dios que conceda a todos los que usan estos elementos de trabajo “la docilidad al Espíritu Santo, para que obrando siempre conforme a tu voluntad crezcamos como cristianos comprometidos llamados a forjar un cielo nuevo y una tierra nueva”.

El Señor Intendente le hizo entrega de un presente y lo invitó a compartir un desayuno, momento que fue propicio para entablar un amena diálogo con funcionarios y empleados.