AUDIO CELEBRACIONES - FIESTAS DE LA VIRGEN DEL VALLE

Get Adobe Flash player

lunes

La Asamblea Diocesana reunió a más de 150 personas

El sábado 1 de octubre, la Iglesia de Catamarca vivió la Asamblea Diocesana en el Centro Educativo y Cultural Diocesano “Virgen del Valle” (ex Seminario) con la participación de 150 personas, entre los que se contaron sacerdotes, religiosos y laicos de la Capital y el interior, que representaron a las parroquias, a las distintas áreas pastorales, movimientos e instituciones. La jornada fue presidida por la Imagen de la Virgen del Valle, a quien se encomendó la tarea realizada y que será el centro de las actividades pastorales en los próximos años.
Luego de la oración de la mañana y un momento de reflexión vividos en la Capilla, los presentes pasaron al Salón de Actos donde el grupo Yanai tuvo a cargo la animación del
encuentro. El Pbro. Antonio Bulacio, Asesor de la Pastoral de la Salud, presento a algunos chicos de la comunidad del Cenáculo que contaron sus experiencias con las adicciones y el camino de recuperación emprendido junto a las tareas que realiza la pastoral acompañando a los jóvenes catamarqueños y a sus familias.
A continuación, el Vicario de Pastoral, Pbro. José Antonio Díaz hizo un repaso de la Misión Diocesana Permanente iniciada luego del Centenario de la Diócesis de Catamarca que se celebró en 2010, de acuerdo a lo trazado por la Asamblea Diocesana de 2011. Marcó lo que se hizo y lo que quedó
pendiente. Así, recordó las opciones pastorales de cada año: en 2012 fue la Familia, en 2013 la Juventud, en 2014 la Niñez, en 2015 el Laicado y en este 2016, en el Bicentenario de la Independencia Nacional, estamos transitando el Año Diocesano del Compromiso Cívico y Ciudadano. Luego planteó la propuesta para el trienio previo al Año Jubilar del 2020 en el que celebraremos los 400 años del hallazgo de la venerada imagen de la Virgen del Valle, con las opciones pastorales de Formación en 2017, Devoción Popular en 2018 y Espiritualidad en 2019. Las palabras del
sacerdote estuvieron enmarcadas en el Documento de Aparecida que ofrecieron los obispos latinoamericanos en 2007, en el que invitan a todos los bautizados a recordar que deben ser discípulos-misioneros de Jesucristo y la centralidad de la presencia de la Virgen María en este caminar.
Luego se constituyeron nueve grupos de trabajo, en los que realizaron una evaluación de la primera etapa de la Misión (2011-2016) y se formularon propuestas de las distintas áreas pastorales, movimientos, parroquias e instituciones eclesiales para la nueva etapa (2017-2019).


Luego del trabajo de grupos, se realizó una puesta en común en la que se expusieron los objetivos y propósitos de los fieles catamarqueños para vivir de una mejor manera los la fe y la devoción mariana, finalizando el encuentro con un momento de oración junto a la Virgen de Valle. Los presentes formaron un gran círculo y tomados de la mano pidieron a la Madre Morena su compañía e intercesión para ser verdaderos discípulos misioneros.