Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

miércoles

El Obispo anunció la ordenación de dos nuevos sacerdotes para la Diócesis de Catamarca

Mons. Luis Urbanc, en diálogo con la prensa local.
Esta mañana, el Obispo Diocesano de Catamarca, Mons. Luis Urbanc, transmitió la alegría de la Iglesia de Catamarca por la ordenación de dos nuevos sacerdotes, que se incorporan al servicio pastoral en la diócesis catamarqueña.
El anuncio fue realizado durante una conferencia de prensa, que el pastor diocesano brindó en la sede episcopal, acompañado por el joven Eduardo Navarro, quien junto a Facundo Brizuela, oriundos de Tinogasta y Capital, respectivamente, recibirán el Orden del Presbiterado, el viernes 25 de octubre, a las 20.00, en la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle.
En el inicio de su contacto con los medios de comunicación, a los que agradeció su presencia, Mons. Urbanc destacó que “una ordenación sacerdotal es un acontecimiento muy importante para la Iglesia de Catamarca, y en este caso son dos”. Por ello enfatizó que “estas ordenaciones significan una bendición, como cuando vienen los hijos para alegrar, son esperanza para el futuro, aportan lo que Dios quiere aportar con sus personas que van a ser sacerdotes. Es un regalo realmente grande para toda la comunidad”.
Diácono Eduardo Navarro.
Refiriéndose a los futuros presbíteros, dijo que “Eduardo y Facundo están viviendo las horas previas de su ordenación sacerdotal, que va a cambiar completamente sus vidas, en el exterior son ellos mismos, pero en el interior cambia todo, porque serán sumos y eternos sacerdotes. Desde el día viernes en adelante, Jesús les ha prometido la potestad de que lo que ellos desaten en la tierra queda desatado en el cielo. Es un misterio que sólo desde la fe se lo puede percibir. Creo que los católicos y las personas de buena voluntad deben percibir este misterio que vive entre nosotros. El sacerdote es otro Cristo, participa del ministerio sacerdotal de Cristo. Puede hacer presente a Cristo en la Eucaristía, y esto no lo puede hacer nadie, ni la Virgen María, solamente el sacerdote, pecadores como somos, pero que Jesús ha elegido”.

Eduardo: “Jesús nos llama a testimoniar con nuestra vida”
Por su parte, el diácono Eduardo Navarro comentó que “está viviendo este momento con mucha esperanza”, ya que esta consagración “es un ámbito para mostrar la bondad y la fortaleza de Dios a través de las debilidades y miserias de uno. Este contraste me da mucha esperanza, porque Dios va a ir manifestando su amor a través de uno. Da mucha esperanza dejar que el Señor obre por medio de uno, mostrarle a la gente que Jesús sigue presente y vivo y que nos llama a testimoniar con nuestra vida”.
Respecto de su llamado al sacerdocio, compartió que “mi vocación surgió de grande, después de haber terminado la secundaria y haberme insertado en la parroquia. El testimonio de los sacerdotes fue lo que me ayudó a animarme y decir: ‘Yo quiero ser sacerdote’. Y también por haber encontrado en Dios motivos de esperanza ante problemas familiares”.
Al ser requerido sobre el Papa Francisco, el joven diácono expresó: “Ahora nos toca seguirlo más de cerca, caminar detrás de su huella, con ese testimonio de simplicidad, honestidad, esperanza y fe en Cristo”.

Asimismo, en este año dedicado a la juventud en la diócesis local, Eduardo afirmó que “los jóvenes son el presente y el futuro, y hay que mostrarles que en Cristo tienen un modelo a seguir”.