Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

sábado

El Obispo compartió una jornada con los chicos andalgalenses que concurren a la catequesis

La mañana del sábado 16 de agosto, correspondiente a la segunda jornada de la visita pastoral del Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, a la parroquia de Andalgalá, estuvo dedicada a los niños de la catequesis, con quienes compartió un encuentro en la canchita del predio parroquial. Allí, los chicos le formularon preguntas sobre el Evangelio, la misión del Obispo, la oración, entre otras inquietudes, que generaron un diálogo ameno entre los pequeños y el Pastor Diocesano.
También cantaron, animados por el coro parroquial, se acercaron al sacramento de la Reconciliación, preparándose para la Santa Misa, de la que participaron catequistas y padres de familia, a quienes el Pastor Diocesano les agredió que acompañen a sus hijos en el camino de la fe.
Asimismo, destacó la importancia de la misa para todos los cristianos, indicando que es el sacrificio redentor de Jesús, quien se nos da como alimento para nuestra vida de fe. Luego tomando el pasaje del Evangelio de Mateo: ‘Dejen que los niños vengan a mí’, lema de este año cuya opción preferencial son los niños y adolescentes, en el marco de la Misión Diocesana Permanente, expresó que “los niños son los que más fácilmente descubren a Dios, los grandes somos muy complicados, sobre todo cuando no hemos tenido una buena formación en la infancia. Los niños tienen una gran percepción del misterio de Dios”, dijo.
En otra parte de su predicación, el Obispo se refirió a San Roque, a quien la Iglesia celebra en este día, destacándolo como modelo de santidad. “El dejó todo y se dedicó a acompañar a los penitentes, les curaba las ampollas a los peregrinos que tenían que caminar durante meses hasta el santuario para pedirle perdón a Dios, cumplir una promesa. Y se enfermó
porque curaba a mucha gente que tenía enfermedades infecciosas. Por eso, le vamos a pedir a San Roque nos ayude a librarnos de la peste del pecado, que nos aleja de Dios. Que nos ayude a peregrinar por este mundo hacia el cielo. Y a la Virgen María, le pidamos que nos ayude en este caminar para que seamos buenos cristianos, buenos hermanos y que nos ocupemos siempre de los más necesitados, de los más débiles, de los que están lejos de Dios”.
Los chicos tuvieron protagonismo durante la Santa Misa, a través de la proclamación la Palabra de Dios, acercando las ofrendas y participando del canto.

Por la tarde
15.30 a 18.00- Visita a la comunidad Choya.
18.30 a 20.30- Visita a las familias de la comunidad de La Aguada.