Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

viernes

La comunidad de San Jorge despidió agradecida al Obispo en el cierre de su visita pastoral

“Encontramos a un pastor, a un amigo que acompaña, que consuela, que fortalece, que orienta, que corrige”, expresaron.

El jueves 7 de agosto, culminó la visita pastoral del Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, a la parroquia San Jorge, creada el 27 de abril del año 2008, con sede en la zona sur de la ciudad capital. Acompañado por el párroco, Pbro. Raúl Contreras, y los seminaristas Javier y Winker, de Perú, que misionan en la zona, durante siete días, recorrió las distintas comunidades que componen la jurisdicción parroquial: San Jorge (sede parroquial), San Martín de Porres, Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y Jesús de la Buena Esperanza.
Durante la última jornada, el Pastor Diocesano visitó los hogares de los barrios Madre Teresa de Calcuta, Luis Franco y Viviendas Sociales, y compartió el almuerzo en familia en el barrio 80 Viviendas.
Por la tarde presidió la Santa Misa en el salón comunitario Jesús de la Buena Esperanza, donde se congregaron los fieles de las diferentes comunidades, quienes resaltaron el espíritu misionero del Obispo y la importancia de haber tenido su presencia en los lugares que recorrió.
Las palabras de despedida estuvieron a cargo de la Sra. Rufina Rosa Romero de Cezar, quien agradeció la posibilidad que tuvieron los habitantes de esa porción de la Iglesia que
peregrina en Catamarca de ver, escuchar y recibir  el testimonio y la entrega de Mons. Urbanc.
“Momento de despedida, tiempo de balances desde la gratitud que sabe agradecer y desde la humildad de quien sabe pedir perdón. Aquí, donde tanta gente te aguardaba, para compartir y caminar junto a ti, encontramos a un pastor, a un amigo que acompaña, que consuela, que fortalece, que orienta, que corrige. Que nos enseña el espíritu de vivir la comunión, la participación y de trabajar juntos”, expresó Rufina.
En la oportunidad, representantes de comisiones eclesiales le hicieron entrega de presentes al Señor Obispo, quien agradeció las atenciones que recibió durante su estadía en la parroquia.


El Padre Contreras agradeció a Mons. Urbanc su testimonio de misionero incansable, “que contagia, es enriquecedor y muy valioso”, dijo, destacando la visita como “algo novedoso para la gante, que no se hizo antes. Y eso es muy edificante para todos”.