lunes

1.500 niños cantaron y adoraron a Jesús en el Año de la Misericordia

El sábado 3 de septiembre se llevó a cabo el Encuentro Diocesano de Niños en el Polideportivo Fray Mamerto Esquiú, que reunió a 1.500 chicos de toda la Diócesis de Catamarca, bajo el lema “Para mí, la vida es Cristo”, y contó con la presencia de Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc. Los pequeños de las parroquias del interior y de Capital estuvieron acompañados por 200 catequistas, sacerdotes, y contó con la animación del grupo Yanai y servidores del Grupo Scout, para vivir un día lleno de alegría y encuentro fraterno.
La jornada fue organizada por la Pastoral Diocesana de la Niñez, a cargo del Pbro. Santiago Granillo, en el marco del Año Jubilar de la Misericordia, de allí que el eje de reflexión estuvo centrado en las obras de misericordia y se marcó como centro la Eucaristía.
En las primeras horas de la mañana arribaron las delegaciones de las parroquias al Polideportivo, llenándolo de color con sus banderas y ponchitos identificatorios. El Pastor Diocesano les dedicó unas afectuosas palabras de aliento, felicitándolos por su amor a Jesús y los animó a acrecentarlo. En un dinámico diálogo agradeció especialmente la presencia de las parroquias del interior, y recordó junto a los pequeños las obras de misericordia y unidos rezaron a la Madre del Valle.     


A lo largo del día los niños compartieron la reproducción de un video motivador, realizaron trabajos en grupos por parroquia y rezaron por medio del canto y el baile, culminando con un momento de Adoración Eucarística en la que la intimidad de los pequeños con Jesús Sacramentado emocionó a todos los adultos presentes.