miércoles

Emotiva acción de gracias de los catamarqueños a la Virgen por su protección a 12 años del sismo

A 12 años del terremoto de 2004, en la mañana del 7 de septiembre, los catamarqueños dieron gracias a la Virgen del Valle por su protección en aquella jornada desoladora. Lo hicieron durante la Santa Misa presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por los sacerdotes del clero local, quienes hicieron un alto en la semana de formación que iniciaron el pasado lunes en la Casa de Retiros Espirituales Emaús.
La celebración eucarística contó con la presencia del Intendente de la Capital, Lic. Raúl Jalil, legisladores provinciales, religiosas de diferentes congregaciones del Valle Central, miembros de instituciones, movimientos y áreas pastorales, y gran cantidad de fieles, quienes se dio cita a los pies de la Madre del Valle para compartir la emotiva
acción de gracias, que incluyó el repique de las campanas a las 8.53, hora en que se registró el sismo.
En su homilía, el Pastor Diocesano expresó: “Queremos reconocer a nuestra querida Virgen del Valle como Madre de Misericordia, que tutela, que cuida, que protege”, resaltando que “es un día de importante memoria para nuestra querida Catamarca, para todos los catamarqueños. Agradecer a Dios después de 12 años de aquel terremoto, en el que no hemos tenido que lamentar víctima alguna”.  También trajo a la memoria que posteriormente “en el mundo hubo terremotos de menor intensidad y cuántos estragos han causado, y nosotros
hoy podemos darle gracias a Dios que, por intercesión de María, nos ha liberado de muchas amarguras, de muchos llantos, de mucho dolor, eso no lo debemos olvidar”, dijo refiriendo un proverbio español que expresa que ser agradecidos es de bien nacidos. “Y eso se debe notar en nuestros coetáneos catamarqueños, ser agradecidos. Por eso queremos que se insista más en este hecho incuestionable y experimentado por la mayoría de los que están acá”. 
Mons. Urbanc exhortó a los presentes a que “si nosotros agradecemos hoy y siempre, y le enseñamos esto a las futuras generaciones, les estamos dando un mensaje importante, que Dios está presente, que María está
presente. Y esto tenemos que expresarlo con gestos, con alguna acción concreta, y es lo que estamos haciendo hoy. Por eso le cantemos siempre a nuestra querida Reina y Madre Tutelar, quien cumple con el mandato que entregó su Hijo a favor nuestro”.
Asimismo, apuntó que en este 12° aniversario del sismo, como compromiso para el 2020, año en que se celebrará los 400 años del hallazgo de la Imagen de la Virgen, “debemos trabajar todos juntos para regalarle el predio de la Gruta donde Ella apareció en mejores condiciones, en señal de gratitud”.  


Al finalizar la Misa, los celebrantes se dirigieron en procesión hasta el Camarín de la Virgen del Valle para compartir un momento de íntima oración y encuentro con María, en el que cantaron a una sola voz himnos de alabanza y tomaron gracias de su bendito manto.