AUDIO CELEBRACIONES - FIESTAS DE LA VIRGEN DEL VALLE

Get Adobe Flash player

miércoles

El Obispo dedicará templos en Hualfín y La Carrera

Capilla de Nuestra Señora de la Merced, en La Carrera.
El viernes 16 de septiembre a las 11.00, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, presidirá la ceremonia de consagración del altar y dedicación del templo del Señor y la Virgen del Milagro, ubicado en la Quebrada de Hualfín, en el Norte Grande del departamento Belén.
En el marco del Año Jubilar de la Misericordia, el Pbro. Guillermo Chanquía, párroco de Nuestra Señora del Rosario, a cuya jurisdicción pertenece la capilla, invita a toda la comunidad a participar de tan solemne ceremonia.
La Capilla Señor y Virgen del Milagro de la Quebrada de Hualfín se construyó en un terreno donado por el señor Indalecio Pachado y su señora esposa doña Celestina Miranda de Pachado.
Su construcción demandó varios años, en 1988, el entonces intendente Don Carlos Carrizo solicitó la autorización correspondiente para levantar la misma.
Finalizada la obra en el año 1999, por sugerencia de una vecina del lugar, se la dedica al Señor y Virgen del Milagro, cuyas imágenes fueron donadas por el señor Alfredo Felipe Romero y la señora Juana Chaile.
Ese mismo año y por primera vez se celebraron las fiestas patronales en el mes de septiembre, presididas por el Pbro. Moisés Pachado.

En La Carrera
Por su parte, el sábado 17 a las 18.00, la comunidad de La Carrera, perteneciente a la parroquia de San José, en el departamento Fray Mamerto Esquiú, vivirá con alegría esta gracia especial en la que el Obispo dedicará el templo de Nuestra Señora de la Merced. 
En terreno donado por la Señora Juana Segura, se levanta la Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes, colocándose la piedra fundamental el 3 de agosto de 1902. Recién el 3 de septiembre de 1903, se inaugura y bendice el templo.  En un documento existente en la parroquia dice: “Inauguración y bendición de la Capilla de Nuestra Señora de las Mercedes, de la Carrera de los Agüero, del Curato de Piedra Blanca, el 3 de setiembre de 1903, siendo Santo Padre, el Papa Pío X  -  Obispo de la Diócesis de Tucumán, el Ilustrísimo Dr.  Pablo Padilla y Barcena  -  Vicario Foráneo de Catamarca Presbítero Rafael D`Amico  - Cura Párroco, Presbítero José Ricardo Reto Baró  -  Siendo Presidente de la Nación Julio Argentino Roca y Gobernador de nuestra provincia el Dr.  Julio  Correa”.
De aquel templo no quedó en pie nada ya que con el paso de los años sufrió deterioros por falta de mantenimiento, además de algunas fallas en la construcción. En su lugar se hizo una construcción nueva.

Consagrar significa apartar para Dios. En la consagración, todo lo que hay de humano o terrenal pasa a ser exclusivamente de Dios. El rito de la celebración de la dedicación corresponde al Obispo, a quien ha sido encomendado el ministerio pastoral de una Iglesia particular, dedicar las nuevas iglesias erigidas en su diócesis.

La dedicación del templo y la consagración del altar se realiza una sola vez y para siempre. Los signos del agua, la luz y la unción con el Santo Crisma presentes en este rito lo asemejan al Sacramento del Bautismo.