martes

El Obispo presidió el cierre de las fiestas de la Santa Cruz en la zona norte

En la tarde del domingo 18 de septiembre, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, presidió la procesión y misa en honor a la Santa Cruz, junto con el párroco, Pbro. Humberto Toloza, en el cierre de las fiestas patronales de la parroquia que lleva su nombre en la zona norte de la ciudad capital.
Los fieles de todas las comunidades que conforman la parroquia partieron en procesión desde el mini hospital norte, con la imagen Santa Cruz cantando “Al pecho llevo una Cruz y en mi corazón lo que dice Jesús”. Los niños de la catequesis que se preparan para recibir la Primera Comunión fueron los protagonistas de la jornada. Vistiendo ponchitos blancos y llevando una vela en sus manos marcharon acompañados por sus padres y padrinos.

Al llegar al predio de la sede parroquial celebraron la Santa Misa, en la que los niños con sus vestiduras blancas renovaron las promesas bautismales junto a la comunidad parroquial.
En su homilía, el Obispo Diocesano expresó que “hemos caminado con Jesús Crucificado, la Cruz que era un elemento de castigo y humillación se ha transformado en signo de salvación, en signo de amor. Hoy estamos celebrando la Exaltación de la Santa Cruz, la Cruz ha sido glorificada
gracias a que en ella ha muerto el Hijo de Dios hecho hombre, y de esa manera nos ha conseguido la salvación, porque no solamente Cristo murió, sino que ha resucitado”.

El Pbro. Humberto Toloza agradeció a todos los que colaboraron desinteresadamente para que estas festividades se lleven a cabo, especialmente a los catequistas de todas las comunidades.