Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

miércoles

Más de 70 socios de Capital y del interior participaron del Congreso Legionario

El pasado sábado 15 de junio, se llevó a cabo el Congreso Legionario, en el salón contiguo a la capilla Santa Teresita del Niño Jesús, ubicado en avenida Güemes casi calle Ayacucho.
El lema elegido para esta ocasión fue “El espíritu de Alfonso Lambe y la Legión de María”. Alfonso Lambe es considerado el “Apóstol de la Legión de María en América latina”. Fue enviado desde Irlanda a América, a los 23 años de edad, y falleció en Buenos Aires, antes de cumplir los 27 años.
En un clima de fraternidad y espiritualidad, el Congreso se inició a las 9.00 y se extendió hasta las 17.00. Participaron más de 70 legionarios provenientes de Capital, Valle Viejo, Andalgalá, La Puerta, Fray Mamerto Esquiú, Pomán, Chumbicha y los Angeles, departamento Capayán.
El Congreso Legionario de Socios Activos es un “acto público” de la Legión, que se celebra cada dos años, con el fin de acrecentar el espíritu, organización y apostolado legionario.
Al finalizar, y a modo de conclusión, el director espiritual, Padre Santiago Granillo, expresó a los legionarios: “Todas las cosas de Dios requieren valentía, renuncia, violencia, el cristiano debe estar en permanente tensión, en constante lucha, y a cambio de todo eso la Virgen hará que sus legionarios posean un día el Reino de los Cielos” (siervo de Dios Alfonso Lambe). Quiero dejarles, amados hermanos, como conclusión final y a modo de reflexión esta frase del siervo de Dios Alfonso Lambe, nuestro hermano “Alfie”, que revela lo que él vivió, de lo que él estaba plenamente convencido. Quizás aquí está la gran diferencia entre él y nosotros, que estaba convencido, profundamente convencido. Y quien está convencido, convence, no sólo con palabras, con “versos” sino con la misma vida, con las actitudes, con la responsabilidad, con la valentía de realizar heroicamente todo lo que emprendemos en nombre y por amor a María, pero sobre todo con la alegría”.

Acercar a los jóvenes a María

Luego apuntó que “éste es el espíritu de Alfonso, quien amó y ofreció la vida por la Legión. Murió muy joven, pero muy maduro en la fe. Murió joven, porque estaba preparado para el cielo. Nosotros debemos luchar por madurar en la fe y no ponerle obstáculos a la obra de Dios. Esforcémonos aún más, hermanos! Nunca será suficiente lo que sabemos o pretendemos que los demás crean que sabemos. Es en este tiempo, nuestro tiempo, el mejor que nos pudo haber tocado, que la Legión debe rejuvenecer. En necesario atender más el surgimiento de jóvenes legionarios, Alfonso decía que la Legión sin jóvenes es como un jardín sin flores. Nosotros no debemos permitir que en Catamarca la Legión que es de María, quede sin flores. A Ella le gustan las flores. Y cada vez que adornemos de flores el altar de la Virgen pensemos si estamos buscando jóvenes, es decir, flores frescas para ofrecérselas a la Madre”.
También dijo que “este Congreso, por gracia de Dios, lo pudimos hacer en el Año de la Fe y en el Año Diocesano de la Juventud. Dios nos quiere decir que los legionarios no nos debemos de dormir en los laureles de la poquita fe que tenemos, ni mucho menos conformarnos esperando resignados la extinción de la Legión porque no hay jóvenes”.
Por último, hizo “hincapié en la necesidad de la unidad. Si no hay unidad en la Legión es porque no hay humildad, o hay muy poca. Depongamos el orgullo, hermanos, y oremos más. Quiero que estas palabras las lleven, las mediten, las reflexionen y las pongan por obra. Que Alfie nos ayude desde el cielo, para ser lo que la Virgen anhela de cada uno”.

“El legionario debe ser siempre ejemplo en todo, en su vida legionaria, en su vida de piedad, en toda su persona”  (Siervo de Dios Alfonso Lambe).