viernes

Mons. Urbanc: “Que los periodistas sean quienes devuelvan la esperanza al mundo”

Esta mañana se llevó a cabo la Santa Misa de acción de gracias por el Día del Periodista en la capilla del Obispado de Catamarca, presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, que coincidió con la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.
La ceremonia religiosa contó con la participación de periodistas y comunicadores de diarios impresos y digitales, radios y canales de televisión del medio, como también de miembros de la Pastoral de la Comunicación Social, quienes colmaron la capilla privada de la sede episcopal.
En un clima fraterno, participaron activamente de la celebración eucarística, guiando, leyendo las lecturas, realizando el acto penitencial y la oración de los fieles. Se elevaron súplicas por la Iglesia, por la Patria, por la Comunidad Diocesana, por los colegas presentes y ausentes y por quienes están padeciendo alguna dolencia, también se rogó por aquellos que ya partieron a la Casa del Padre.
En el inicio de su homilía, el Señor Obispo rescató las palabras del Papa Francisco en oportunidad de su primer encuentro con los periodistas, luego de asumir el Pontificado, en el que afirmó: “‘Los acontecimientos eclesiales no son ciertamente más complejos de los políticos o económicos. Pero tienen una característica de fondo peculiar: responden a una lógica que no es principalmente la de las categorías, por así decirlo, mundanas; y precisamente por eso, no son fáciles de interpretar y comunicar a un público amplio y diversificado. En efecto, aunque es ciertamente una institución también humana, histórica, con todo lo que ello comporta, la Iglesia no es de naturaleza política, sino esencialmente espiritual: es el Pueblo de Dios. El santo Pueblo de Dios que camina hacia el encuentro con Jesucristo. Únicamente desde esta perspectiva se puede dar plenamente razón de lo que hace la Iglesia Católica’”.
En otro tramo de su predicación, Mons. Urbanc dijo que hay que poner los medios de comunicación al servicio de la dignidad del hombre y que los comunicadores deben “ser personas que tienden puentes para acercarnos, para encontrarnos, para respetarnos”.
También afirmó que “el espíritu de Dios, que es un espíritu de verdad, de amor, de armonía, esté impulsando, sosteniendo su vida, sosteniendo ese trabajo que realizan diariamente”.
Asimismo, consideró que “nos tenemos que ayudar para poder restablecer, recomponer nuestras relaciones interpersonales; tenemos que restaurar este tejido social, porque está muy roto”. Y agregó: “Qué hermoso que en este día del Sagrado Corazón de Jesús, ustedes, los periodistas, sean realmente aquellos que le devuelvan la esperanza al mundo, porque sin esperanza no se puede caminar. Ustedes son los grandes protagonistas de la esperanza, porque la gente de acuerdo a lo que escucha vive, así es el mundo de hoy. Si ustedes aprovechan las distintas instancias para devolverle la esperanza a cada ser humano y a la sociedad en su conjunto, siéntanse satisfechos”.
En la parte final de la celebración, el Obispo bendijo los instrumentos de trabajo de periodistas, camarógrafos y fotógrafos, que les sirven para realizar su labor diaria. Luego entregó a los presentes un presente y compartió un brindis fraterno en el salón del Obispado.