AUDIO CELEBRACIONES - FIESTAS DE LA VIRGEN DEL VALLE

Get Adobe Flash player

viernes

Mons. Urbanc en el tercer día de la novena en honor a la Virgen del Valle

“No basta la devoción, las obras de misericordia, si ello no está basado en el cimiento del Dios Amor”

En el tercer día de la novena en honor a la Virgen del Valle, durante la noche del jueves 1 de diciembre rindieron su homenaje el Ejecutivo Provincial y Municipal de Capital y del Interior de la provincia, con sus Gabinetes. En la oportunidad, estuvieron presentes autoridades provinciales encabezadas por el Ministro de Gobierno, Dr. Gustavo Saadi, los Intendentes de Capital, Lic. Raúl Jalil, y de Fray Mamerto Esquiú, Dr. Guillermo Ferreyra, acompañados por miembros de sus respectivos equipos de trabajo. 
La Santa Misa fue presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, el Rector
del Santuario Mariano, Pbro. José Antonio Díaz, entre otros sacerdotes del clero local.
En su homilía, Mons. Urbanc se refirió al evangelio en el que “Jesús nos dice: ‘El que escucha mis palabras y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca’. Es una comparación preciosa para entender el valor de la familia”, afirmó, agregando que “el Señor habla de ‘casa’, pero piensa en los que están dentro, en el papá, la mamá, los hijos… Uno de los dones del Espíritu Santo se llama justamente el ‘don de fortaleza’. Son los padres quienes más lo necesitan para saber educar y guiar a sus hijos por el camino del bien. Hace falta mucho acierto para ganarse la confianza de los hijos y, al
mismo tiempo, no claudicar ante sus caprichos o sus errores, sobre todo en la formación espiritual”.
“Pero, sobre todo, con su testimonio de vida nos hace conocer quién es Dios y lo que espera de nosotros. No se trata sólo de una doctrina atractiva, sino de un seguimiento y un compromiso: hacer Vida los valores del Reino. No basta la devoción, la asistencia a Misa, novenas, procesiones o incluso las obras de misericordia, si todo ello no está basado en el cimiento inconmovible del Dios Amor, que nos hace acercarnos de corazón al hermano que sufre… Nuestro mundo en crisis y lleno de contradicciones está ávido de este testimonio por parte de los cristianos”, enfatizó el Obispo.
Finalmente rogó “que la Pura y Limpia Concepción del Valle nos ayude a llevar con
coherencia la fe y la vida. Que lo que creamos lo practiquemos y que seamos agradecidos con Dios”.
Los alumbrantes participaron de la Liturgia de la Palabra y de la Eucaristía, leyendo el guión, las lecturas y acercando los dones de pan y vino al altar. También se acercaron ofrendas para ser destinadas a la recepción de los peregrinos y la limpieza de los lugares que los recibirán.
Antes de la bendición final, toda la asamblea se consagró a la Virgen del Valle y cantó su himno con fervorosa devoción.