viernes

Con la participación de unas 600 personas dio apertura el Congreso sobre Niñez y Adolescencia

Durante la tarde del viernes 12 de septiembre, se llevó a cabo la apertura del Congreso sobre Niñez y Adolescencia convocado por la Diócesis de Catamarca, como una de las principales acciones dentro del Año de la Niñez y la Adolescencia, en el marco de la Misión Diocesana Permanente.
La convocatoria reúne a unos 600 participantes de Capital y del interior provincial, que se distribuirán en nueve foros de trabajo, y es fruto de la labor conjunta, a través de mesas de diálogo, con organismos públicos provinciales y municipales, instituciones privadas, ONG y distintas áreas pastorales.
El acto inaugural se llevó a cabo en la Sala Mayor del Cine Teatro Catamarca y fue presidido por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, acompañado por el Vicario
Episcopal de Pastoral, Pbro. José Antonio Díaz, y el Responsable Diocesano de la Pastoral de la Niñez, Pbro. Santiago Granillo, contándose con la presencia del Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología, Mgter. José Ariza; el Subsecretario de Educación, Prof. Ricardo Cuello; el Subsecretario de Familia del Ministerio de Desarrollo Social, Dr. Augusto Barros; la Presidenta del Concejo Deliberante a cargo de la Intendencia de Capital, Srta. Jimena Herrera; la diputada Carmen Verón, entre otras autoridades provinciales y municipales, representantes de instituciones educativas, ONG, sacerdotes, religiosas y público en general.
Tras el ingreso de las banderas de ceremonia nacional, provincial y papal, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y del Himno a Catamarca, interpretadas por el Coro de Niños del Colegio del Carmen y San José, con lenguaje de señas, acompañados por el cantante Alberto Haron, bajo la dirección de la Prof. Adriana Carrizo.


 “Que esto nos ayude a dar un significativo paso en la madurez
que debe alcanzar nuestra sociedad civil como eclesial”

Durante la ceremonia se escucharon las palabras de bienvenida, a cargo de Mons. Luis Urbanc, quien agradeció de un modo especial “a los que han venido del interior; sabemos el sacrificio que hacen… y nos edifica a los que no nos cuesta el traslado, pero que también debemos hacer el sacrificio de renunciar a la comodidad o a la falta de motivaciones, ya que al tener todo al alcance de la mano nos da pereza priorizar”.
Asimismo, invitó “a todos, sean de instituciones civiles como eclesiales, a no escatimar esfuerzos para que este Congreso en bien de nuestros niños y adolescentes nos ayude a dar un significativo paso en la madurez que debe alcanzar nuestra sociedad civil como eclesial, dos realidades que no son antagónicas, más aún son inseparables, pues acontecen en la persona misma, y que, por la misma razón, se perfeccionan o se debilitan al mismo tiempo”.

“El Señor Jesús, nuestro Divino Maestro, nos ha convocado a este Congreso, como otrora exhortó a sus discípulos: “Dejen que los niños vengan a Mí, no se lo impidan” (Mt 19,14a), no sólo para pensar en ellos o en las muchas realidades que los hacen sufrir y malogran su crecimiento, sino para aprender de ellos los valores del Evangelio que, como adultos, frecuentemente olvidamos o minimizamos: ‘el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos’”, expresó.
En otro tramo de su alocución, el Pastor Diocesano dijo que “como adultos debemos mucho a nuestros niños y adolescentes, de allí que hoy, juntos, debamos pedirles perdón por nuestras ausencias, ligerezas e irresponsabilidades como mayores, no cuidándolos como debiéramos hacerlo o por ser negligentes en sus necesidades para su desarrollo armónico”. Y confió en que “el trabajo que se llevará a cabo en los diversos Foros sea muy fructífero para ayudarnos en nuestro examen de conciencia y para motivarnos a compromisos sostenidos en el tiempo en los ámbitos donde venimos trabajando”.

También agradeció “la asidua participación, desde hace meses, casi cada diez días, en mesas de diálogo para reflexionar sobre la niñez y la adolescencia, por medio de acciones comunes y en el armando de este Congreso, a todas las instituciones civiles que participaron”.
El Obispo exhortó a que “en este Congreso escuchemos; dialoguemos con respeto; aprendamos de lo que no hemos hecho bien; fortalezcamos lo que tenemos y propongamos sin miedo, frente a los muchos desafíos, cosas nuevas en bien de nuestros chicos”.
Por último, puso “bajo la protección de la Santísima Virgen María del Valle toda nuestra labor para que Ella lo presente ante su Hijo amado y nos lo haga fecundo, esperanzador y duradero”.
El acto protocolar cerró con una invocación al Espíritu Santo y la Oración por el Año de la Niñez y la Adolescencia, y la despedida de las banderas de ceremonia.
En la oportunidad, se dio lectura a los instrumentos legales por los cuales el Congreso fue declarado de Interés Parlamentario por la Cámara de Diputados de Catamarca; de Interés Cultural por la Secretaría de Estado de Cultura; y de Interés Turístico por la Secretaría de Turismo, en tanto que se hizo pública la adhesión de la Subsecretaría de Gestión Educativa del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la provincia.
Como broche de oro de esta primera jornada, se ofreció una velada musical denominada “Niñez y adolescencia, un canto a la vida”, con la actuación del Grupo Yanai, el Prof. Franco Rodríguez, la Orquesta Infanto Juvenil de la Escuela N° 428 Dr. Enrique Ocampo, bajo la dirección del músico Ricardo Bujaldón.

Cronograma para el sábado 13

Cine Teatro Catamarca
08:30 Recepción de participantes. Acreditaciones pendientes.
09:00 Presentación del Congreso. (Obra teatral motivadora, camino recorrido y programa y actividades del congreso).
09:45 Mesa Panel.  (Abierto a todo público)
11:30 Marcha por la niñez y adolescencia.
(Traslado hacia los lugares donde se desarrollarán los foros).
Centro Educativo y Cultural Diocesano Virgen del Valle.
12:30 Recepción y distribución de participantes.
13:00 Almuerzo en cada foro.
14:00 Inicio del trabajo por foros. (Sólo Inscriptos)
18:00 Plenario de Secretarios de foros.
18.30 Plenario General.
19:00 Acto de cierre del Congreso. (Abierto a todo público)

Misa de acción de gracias, presidida por el Señor Obispo.