Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

jueves

Salutación a todos los Maestros y Profesores de nuestras comunidades educativas:

Al servicio de la Iglesia y de toda la Comunidad:

Jesús dijo a sus discípulos: “Denles de comer ustedes mismos... todos comieron hasta saciarse...” (Mt. 14,16.20). Desde el principio tenemos hambre de la verdad, de saciar nuestra sed de conocimiento. Es por ello que buscamos un “maestro” para que nos guíe en esta búsqueda, alguien que no nos mienta, que no nos engañe... y que nos ayude a crecer como personas, en dignidad. Por eso Jesús pide a sus discípulos que saciemos esta necesidad, y ustedes encontraron la forma de hacerlo en el fiel desempeño de la docencia, donde cada alumno busca la “verdad”.
Ser maestros es una tarea y un desafío que se renueva al mirar a la cara de cada niño, niña, que nos miran buscando en nuestros rostros a alguien que devuelva esa mirada transmitiendo amor y sabiduría. Debemos tener en cuenta que el maestro no es mezquino, no esconde el conocimiento, al igual que el pasaje bíblico que citamos al inicio debemos colmar esta búsqueda “comieron hasta saciarse”. El docente está dispuesto a dar, así cumple con su vocación.
La escuela católica fundamenta su proyecto educativo  en Cristo, orientado a obrar una síntesis entre fe, cultura y vida. Todo aquel que dentro de nuestros claustros no camina en, con y para Cristo no está haciendo el camino marcado por la Iglesia para las escuelas católicas. Y será tarea de todos hacerles tomar conciencia para que a través de su camino de conversión cambie y quiera servir a Cristo en cada alumno. La misión es una tarea que se renueva, aun en estos ámbitos es necesario un claro anuncio de la Palabra de Dios.
¡Gracias! Dios bendiga  a cada uno de los que hacen esta hermosa Casa de formación, irradiando fe y esperanza. Gracias por enseñar, por compartir con cada chico, con cada Familia. Gracias por consolarlos. Gracias por ayudarse los unos a los otros, formando una verdadera comunidad de hermanos. ¡Gracias!
Que Nuestra Madre Santísima, que junto a San José tuvieron la feliz misión de recibir al Niño Dios en el seno de su Familia, nos enseñen a ser fieles “maestros”, comprometidos con el don de cada niño que se nos ha confiado.
De corazón, les imparto mi bendición.
Mons. Luis Urbanc

8° Obispo de Catamarca