lunes

El Obispo de Catamarca y Arzobispo de la Iglesia Siria Ortodoxa rezaron por la paz en el mundo

El jueves 18 de diciembre, a las 20.00, la remodelada capilla del antiguo Seminario Diocesano de Catamarca fue escenario de una particular ceremonia ecuménica rogando por la paz en el mundo, que fue presidida por el Obispo Diocesano de Catamarca, Monseñor Luis Urbanč, y el Arzobispo Metropolita y Vicario Patriarcal para la República Argentina de la Iglesia Siria Ortodoxa de Antioquia, Monseñor Crisóstomo Juan Ghassali, quien visitó nuestra ciudad durante el pasado fin de semana.
Ambos prelados se ubicaron delante del altar dando inicio al rito, que fue matizado con momentos de silencio y de cantos litúrgicos.
En la oportunidad, se proclamó el pasaje del Evangelio referido a las Bienaventuranzas, primero en griego, por parte el Arzobispo ortodoxo, y después en castellano, a cargo del Pbro. Oscar Alfredo Tapia, Coordinador del Centro Educativo y Cultural Virgen del Valle, quien también participó junto al sacerdote ortodoxo Felipe Issa, Párroco de la Parroquia San Jorge, con sede en la ciudad de Córdoba, y un novicio franciscano.

Monseñor Urbanč hizo una breve reflexión dando lugar a Monseñor Ghassali, quien comentó acerca de la Iglesia Siria Ortodoxa, el contexto histórico y la realidad que viven los cristianos en Siria.
Tras las plegarias comunitarias pidiendo por el don de la paz y una oración ecuménica pronunciada por ambos prelados en forma intercalada, se rezó el Padrenuestro, primero en español y luego en arameo.
Como corolario de este fuerte momento de oración, se elevaron alabanzas a la Virgen María, en español y arameo, después de lo cual,
ambos Obispos bendijeron a los presentes.
Hubo una buena participación de fieles que se sumaron a esta ceremonia, destacándose la presencia de miembros de la comunidad sirio libanesa en Catamarca.

En la Catedral Basílica

Antes de la celebración ecuménica, Monseñor Ghassali visitó la Catedral
Basílica de Nuestra Señora del Valle. Frente al altar mayor del templo catedralicio, el prelado sirio rezó y cantó en arameo.

Luego se reunió con el Rector del Santuario Mariano, Pbro. José Antonio Díaz, quien lo acompañó hasta el Camarín de la Virgen, donde el visitante se arrodilló para rezar frente a la Sagrada Imagen.