Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

martes

Más de 80 jóvenes participaron del primer campamento juvenil interparroquial en El Alto

Entre los días 17 y 18 de diciembre, la parroquia Inmaculada Concepción, en el departamento El Alto, fue sede del primer campamento interparroquial, que se llevó a cabo en Guayamba, organizado por los sacerdotes del Decanato Este de la Diócesis de Catamarca, los Pbros. Eugenio Pachado, de El Alto; Humberto Carrizo, de Ancasti; Gustavo Flores y Facundo Brizuela, de Recreo, y la participación del Pbro. Lucas Segura, Asesor Diocesano de la Pastoral Juvenil. El lema del campamento, que congregó más de 80 adolescentes y jóvenes del Decanato Este catamarqueño estuvo centrado en el tiempo de Adviento: “María de la esperanza, prepáranos para recibir a Dios”.

En la mañana del miércoles 17, a partir de las 10.00, arribaron a la localidad adolescentes y jóvenes venidos de
las parroquias de San Roque, departamento La Paz, e Inmaculada Concepción, departamento Ancasti, acompañados por sus respectivos sacerdotes. Por el departamento El Alto participaron chicos de la localidad de Guayamba, donde se concretó el campamento, y también de la Villa El Alto.
En los días que compartieron, los jóvenes desarrollaron variadas actividades, desde momentos de misión y espiritualidad, hasta juegos, charlas y deportes, siempre acompañados por cinco sacerdotes y cinco seminaristas.
Los jóvenes vivieron intensamente la Adoración Eucarística en la noche del miércoles y pudieron acercarse al Sacramento de la Reconciliación, el jueves.
El campamento finalizó en la tarde del jueves 18 con la celebración de la Santa Misa, que fue presidida por el Pbro. Facundo Brizuela y concelebrada por el P. Lucas Segura y el P. Eugenio Pachado.
El Pbro. Lucas Segura, durante su homilía, animó a los jóvenes a que se “jueguen por Cristo y la Iglesia”. Y que no se dejen vencer por la desidia y tantas cosas mundanas. También les dijo que “busquen los valores y que los hagan notar en la sociedad, en la familia y en la escuela”.  
Por su parte, el Pbro. Eugenio Pachado consideró que “los adolescentes y jóvenes deben tener estos espacios, que nosotros (los sacerdotes) debemos impulsarlos. No debemos tener miedo a soñar con ellos, a vivir con ellos, a crear lazos nuevos con ellos”. También agregó que “debemos lograr lo que hacían aquellos sacerdotes santos que se jugaban por los jóvenes y así los sacaban del ocio de los vicios, de tantas cosas malas. Les mostraban a Dios y le cambiaban la vida”. 


Asimismo, agradeció a quienes colaboraron para que el campamento se realice: Municipalidad de El Alto, Municipalidad de Recreo, familias, Consejo de Pastoral de la comunidad de Nuestra Señora del Valle, comerciantes y a quienes dedicaron su tiempo en la cocina, en la limpieza. A los sacerdotes y a los seminaristas que acompañaron a los participantes del campamento.