sábado

Más de 500 participantes en el Encuentro Diocesano de Laicos

La Santa Misa en la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, a hora muy temprana, marcó el inicio de la segunda jornada del III Encuentro Diocesano de Laicos, que reúne a más 500 personas provenientes de Capital y del interior de la Diócesis de Catamarca, en lo que constituye la principal acción por el Año de los Laicos, en el marco de la Misión Diocesana Permanente.
La Eucaristía fue presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el Vicario Episcopal de Pastoral, Pbro. José Antonio Díaz, entre otros sacerdotes del clero catamarqueño.
Durante su homilía, el Pastor Diocesano se dirigió de manera especial a todos los laicos, es decir a todos los bautizados, indicando que “ustedes son el rostro visible de la Iglesia, por eso la importancia de este año para remozar la conciencia de su misión en el mundo”.
“Esta Iglesia, formada principalmente por ustedes, es una Iglesia carismática. Cada uno de ustedes tiene carismas, tiene dones que debe poner al servicio del bien común dentro de la Iglesia y dentro de la sociedad. Y quien suscita estos carismas es el Espíritu Santo, y son para enriquecer el cuerpo místico de Cristo”, afirmó. Por ello dijo que
“la primera consigna de este encuentro es que somos una familia con miembros diversos, pero todos trabajan para la unidad y la belleza de esa familia, que es la Iglesia, quien debe hacer presente el Reino de Dios en el mundo”.
“Ustedes deben procurar que todos los seres humanos que aún no conocen a Cristo, lo logren. Toda esa gente tiene el derecho de conocer a Cristo y nosotros tenemos el deber de dárselo a conocer”, enfatizó.
“Hoy estamos reunidos a los pies de Nuestra Madre del Valle para pedirle que Ella nos lleve a Jesús, para que podamos
entrar en esa herida abierta de su costado y llenarnos de ese amor que se da todo para todos. Debemos abrazar a todos, salir al encuentro de todos”, manifestó Mons. Urbanc.

Acto y disertaciones
Finalizada la celebración eucarística, los participantes se trasladaron hasta el Cine Teatro Catamarca, donde se realizó el acto de apertura, que tuvo como escenario la Sala Mayor Julio Sánchez Gardel.
Luego de las banderas de ceremonia, ingresó la Sagrada Imagen de la Virgen del Valle portada por jóvenes laicos, que fue recibida con la vidala “La Flor del Cardón”, cantada por Rafael Toledo, ante el aplauso de la gran cantidad de personas congregadas en la sala.
En homenaje a la Patria en el Bicentenario de su Independencia, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y del Himno a Catamarca, interpretados por Alberto Aaron.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, quien exhortó a todos a vivir la jornada “con un corazón abierto, generoso y dócil, desde la gratitud por todo lo recibido y desde la disponibilidad para entregarnos a la misión que el Espíritu Santo en esta jornada nos va a iluminar”.
“Que nuestra querida Madre Santísima Virgen del Valle sea siempre nuestra inspiradora, aquella que nos cobije bajo su manto y nos aliente a ir siempre hacia adelante, a trabajar en la viña del Señor. Pongamos lo mejor de nosotros mismos y descubramos que
somos la Iglesia de Jesús que ha nacido para evangelizar”, expresó.
Tras el retiro de las banderas de ceremonia, la conductora Beatriz Carreño leyó una salutación enviada por la Secretaria Privada de la Gobernación, Lic. Luisa Pérez de Vargas, en nombre de la Gobernadora de la Provincia, Dra. Lucía Corpacci, en adhesión al encuentro.
Continuando con el desarrollo de la ceremonia, se presentó un video reflejando la labor evangelizadora desplegada por las distintas instituciones, movimientos, áreas pastorales y comunidades parroquiales en
Catamarca. Y luego, otra proyección hizo llegar las palabras del Papa Francisco, que motivaron al compromiso de los bautizados en el mundo, dejando en claro que “comprometerse es dar la vida, gastar la vida. Todos pueden colaborar, pero los cristianos deben comprometerse”, expresa el Santo Padre y llama a ser protagonistas del cambio, a lanzarse en el trabajo por un mundo mejor. “No balconeen la vida, métanse en ella”, expresa, y parafraseando a la Madre Teresa de Calcuta cuando le preguntaron por dónde empezar, dijo: “Por vos y por mí”.
Las charlas fueron brindadas en primer término por la Vicedirectora del Departamento de Laicos de la Comisión Episcopal de Laicos y Familia de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Margarita Palavecino, trabajadora social y responsable diocesana de la Pastoral del Duelo, y seguidamente por el Dr. Alberto Britos, de la Arquidiócesis de Tucumán, quien resaltó el valor de la Carta Pastoral de Mons. Urbanc dirigida a los laicos en este año especial.


Procesión y foros
Una vez concluidas las disertaciones, se realizó una procesión con la Sagrada Imagen de la Virgen del Valle por calle San Martín, desde el Cine Teatro Catamarca hasta el edificio del antiguo Seminario Diocesano, hoy Centro Educativo y Cultural Virgen del Valle, donde se desarrolló el trabajo de los cinco foros: 1) Espiritualidad. 2) Proceso Educativo de los Laicos. 3) Niñez, Juventud y Familia. 4) Salud, Adicciones y Violencia. 5) Sociedad, Política y Comunicación.

La riqueza de lo elaborado en los diferentes foros será puesto a consideración en un plenario y luego se concretará el cierre y bendición de este encuentro enmarcado en el año dedicado a los laicos, que tendrá continuidad en el 2016 con el Compromiso Ciudadano tomando como base la Doctrina Social de la Iglesia.