miércoles

Celebraciones en torno a Jesús Eucaristía en El Alto

El pasado 7 de junio, los fieles de la Parroquia Inmaculada Concepción, en el departamento El Alto, vivieron la Solemnidad de Corpus Christi en la capilla de  Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en la localidad de Tapso, y en la Sede Parroquial. En ambas celebraciones, el párroco, Pbro. Eugenio Pachado, exhortó a los padres a “no descuidar a los hijos, los custodiemos de los vicios y de las drogas, y busquemos siempre a Dios, quien nos protege, nos contiene y nos da nueva vida día tras día”.
El sacerdote celebró la Eucaristía con todas las comunidades del llano en horas de la mañana. Durante la ceremonia hubo bautismos y recibió por primera vez a Jesús Sacramentado un grupo de niños que se preparó con esmero durante dos años en los encuentros de catequesis.
Luego de la misa, se llevó a cabo la procesión con el Cuerpo y Sangre de Cristo por las calles de la localidad como manifestación pública de su amor a Jesucristo presente en la Eucaristía.
Los niños de la Primera Comunión llevaron en andas al Santísimo Sacramento, bellamente adornado para la ocasión. Durante la marcha, se entonaron cánticos y oraciones a Dios alabando y adorando su presencia sacramental.
Al finalizar la procesión, el P. Pachado realizó la bendición solemne con el Santísimo Sacramento. 

En la Sede Parroquial
Por la tarde, a partir de las 16.00, en la Villa de El Alto, comenzaron a  congregarse en el atrio de la Sede Parroquial fieles venidos de las localidades de Los Corrales, Calera del Sauce, Tintigasta, Iloga y Guayamba con las imágenes de sus Santo Patronos, para participar de la fiesta del Cuerpo y Sangre de Cristo. También se dieron cita agrupaciones gauchas del lugar y de comunidades vecinas, cada una  con su estandarte.
La celebración eucarística se realizó en el atrio del templo y luego se concretó la Solemne Procesión con el Santísimo Sacramento, alrededor de la plaza central.
Durante la procesión, el sacerdote bendijo a cada familia y al pueblo entero con la presencia Jesús Eucaristía, que se detuvo en los monumentos preparados por los grupos e instituciones que trabajan pastoralmente en la parroquia. Allí se adoraba y se elevaban oraciones de acción de gracias a Dios.
Al retornar al templo, y mientras se ocultaba el sol, se dio la bendición solemne a todos los fieles presentes.