jueves

Jóvenes de la parroquia San Roque y del Colegio Verbo Encarnado de Rosario misionaron en La Dorada

Del domingo 12 al lunes 13 de julio, la localidad de La Dorada recibió la visita de jóvenes misioneros que, animados por el lema “Caminando juntos como discípulos y misioneros” unido al lema del Año Diocesano de los Laicos “Vayan también ustedes a mi viña”; llegaron a esta tranquila localidad del interior departamental ubicada a unos 45 kilómetros de la ciudad de Recreo.
Guiados por las religiosas de la Congregación del Verbo Encarnado (Fundación  Francesa), con la ayuda de los colaboradores y el desafío de entregar y dispuestos a recibir, los más de 35 jóvenes visitaron las casas, compartieron la lectura del Evangelio, rezaron y charlaron con los pobladores, quienes amablemente les abrieron sus puertas. Allí, con la gente tomaron contacto con una realidad muy diferente a la que ellos viven diariamente, ver las carencias en muchos casos, pero también la firmeza de las personas en su fe y la necesidad de una palabra de aliento, de ánimo y sobre todo
escuchar de las cosas de Dios.
También experimentaron el dolor de familias que perdieron algún ser querido, y también conocieron situaciones de personas casi abandonadas o postradas, y que aún en esas situaciones, con una fe firme, siguen adelante.
Fue una gran experiencia, como grupo de jóvenes, poder hacer esta misión y viajar desde lejos dejando a sus familiares, pero animados y confiados en que Jesús los ayudaba y los enviaba a esta misión.
Fueron días intensos llenos de alegría, con un poco de frío, pero se hicieron cálidos por la acogida de la gente. Esto se notó en la
misa del pasado lunes, donde se realizó un bautismo y participaron muchos fieles que fueron visitados en sus hogares.
Junto a las Religiosas del Verbo Encarnado, Hna. Marta Ines Zucco (argentina), Mayra Felipa Pérez Pérez (guatemalteca) y Griselda Cecilia Jaramillo Torrez (mexicana), y con la colaboración de un matrimonio y coordinadores, se puedo concretar esta gran misión, y tanto los jóvenes como los adultos pudieron vivir días intensos.
Para los integrantes del grupo Jóvenes Misioneros de la Fe de la Parroquia San Roque, con sede en la ciudad de Recreo, departamento La Paz, también fue una gran experiencia poder compartir, conocer y crecer, de igual modo los jóvenes rosarinos regresaron muy contentos de hacer amistades y de poder servir siendo misioneros y dando lo mucho o poco que podían que tenían.
“Fueron días de en los que Dios pasó por la vida de los jóvenes”, expresó la Hna. Griselda; en tanto que la Hna. Mayra dijo que “es una juventud en la que hay que seguir apostando”.


Por su parte, el Párroco, Pbro. Gustavo Flores, agradeció a las religiosas y jóvenes por esta misión, manifestando que “estos días fueron de gran movimiento y revolución, acá, en la parroquia, en La Dorada, como así también en sus corazones”.