miércoles

La Patrona Nacional del Turismo engalana la Fiesta del Poncho

Como cada año, la Virgen del Valle, Patrona Nacional del Turismo y Patrona de Catamarca, engalana la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho, que congrega a miles de personas. Como en otras ediciones, la Sagrada Imagen de la Morena Virgen del Valle se encuentra ubicada en el ingreso del Pabellón de Turismo, vistiendo su poncho de vicuña y custodiada por los guardianes de la Virgen.
Cada día, recibe el afecto de muchos catamarqueños y turistas de todo el país y el mundo, quienes se encuentran con  Ella en su visita al Predio Ferial Catamarca y le expresan su devoción.   

Stand de la Diócesis
La Diócesis de Catamarca está presente con el stand ubicado en el Pabellón de Turismo, y presenta las principales actividades que se desarrollan en el Año de los Laicos que vive esta Iglesia particular. Representantes de instituciones, movimientos y equipos de las distintas áreas pastorales son los encargados de mostrar a todos los visitantes las propuestas de trabajo y actividades que se realizan en la Iglesia de
Catamarca, abarcando todas las edades y ámbitos de la sociedad. Jóvenes y adultos comparten su experiencia de trabajo pastoral e invitan a participar en los grupos eclesiales con diferentes carismas.
Los turistas son invitados a visitar el flamante Museo de la Virgen del Valle, ubicado a metros de la plaza principal por calle República, en el predio de la Catedral Basílica, en el antiguo edificio del Obispado. Con folletería y material formativo se espera a la comunidad para compartir la alegría de la fe.

En este marco se presenta a los
catamarqueños que transitan por el Pabellón de Turismo la propuesta del III Encuentro Diocesano de Laicos, que se llevará a cabo los días 2 y 3 de octubre de este año, con la expectativa de una gran participación de personas. La invitación es para gente de Capital y del interior catamarqueño que quiera dar su opinión y debatir sobre la familia, la educación, el trabajo, la política, la economía, la cultura, las ciencias, las artes, los medios de comunicación masiva y todo lo que implica la realidad social, invocando la protección de María Santísima del Valle, para renovarse a la luz de la fe.