Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

miércoles

Mons. Luis Urbanc en la misa por el natalicio de Fray Mamerto Esquiú

“Fray Mamerto debe ser ejemplo de vida en sus valores, en su modo de ser discípulo de Jesús”

En el marco de los actos conmemorativos de los 190 años del natalicio de Fray Mamerto Esquiú, el miércoles 11 de mayo en horas de la mañana se llevó a cabo la misa rogando por su pronta beatificación. La ceremonia religiosa fue presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el párroco de San José, Pbro. Julio Murúa, y el Pbro. Héctor Salas, en el templo de San José, ubicado en la localidad de Piedra Blanca.
Participaron autoridades provinciales, encabezadas por el Vicegobernador, Dn. Octavio Gutiérrez, los Intendentes de Fray Mamerto Esquiú, Dr. Guillermo Ferreyra, y de San Fernando del Valle de Catamarca, Lic. Raúl Jalil, respectivamente, legisladores provinciales, entre ellos el senador por el departamento Fray Mamerto Esquiú, Prof. Oscar Vera, autoridades y abanderados de las Fuerzas de Seguridad.
Durante su homilía, Mons. Urbanc destacó que “estamos embarcados en consolidar el conocimiento y el aprecio que debe tener, no sólo en Catamarca sino en Argentina, la figura de Fray Mamerto Esquiú, este ilustre fraile franciscano, que ante todo fue un gran cristiano, esa siempre es nuestra gloria”.

“Fue un gran patriota, precisamente porque fue un gran cristiano”, enfatizó el Obispo, agregando que “la fe cristiana es un don precioso que Fray Mamerto lo recibió en su hogar de sus padres, de su pueblo”.
Asimismo, resaltó la figura de Esquiú como pastor, indicando que “Fray Mamerto siempre se consideró un pastor. Acá, en Argentina, lo hemos reducido a un político, un mero gestor de las necesidades de su tiempo, que lo supo hacer porque era necesario. En una Patria naciente, él supo también brindar parte de su vida como pastor al cuidado de la cuestión política. Pero no perdió nunca de vista y siempre insistió en que él era pastor, esa era su misión, ser pastor de todos, porque todos somos hijos de un mismo Dios”.

“Fue un sacerdote en su tiempo, tiempos difíciles, de mezquindades, como las tenemos hoy. Pero Fray Mamerto fue íntegro, fue una persona de una sola pieza, del derecho y del revés. No se lo podía sobornar, porque reconocía el señorío de Dios en su vida, porque tenía coherencia de vida”, afirmó Mons. Urbanc.
En otro tramo de su reflexión, remarcó que “Fray Mamerto debe ser para los catamarqueños ejemplo de vida a seguir en sus actitudes, en su escala de valores, en su modo de dirigirse a los demás, en su modo de ser discípulo de Jesús”.
Al finalizar la misa se colocaron ofrendas florales en el busto de Fray Mamerto Esquiú ubicado en la plaza principal de la localidad, tras lo cual se dio paso al desfile cívico – militar y al concluir el mismo se dio apertura a la feria artesanal en el predio La Graciana.

En El Suncho

En la localidad de El Suncho, departamento La Paz, también se homenajeó a Fray Mamerto Esquiú, con una celebración eucarística oficiada por sacerdotes del Decanato Este y de Capital.
Hubo una importante convocatoria de fieles con la presencia del Intendente de Recreo, Roberto Herrera, y miembros de su gabinete, la Senadora por el departamento La Paz, Patricia Sánchez, concejales recreínos y autoridades de la jurisdicción norte, además de instituciones educativas.
Luego de la celebración eucarística se llevó a cabo una charla sobre la vida y obra del fraile franciscano en la escuela secundaria Esquiú.