miércoles

Celebración de San Juan Bautista, Santo Patrono de la ciudad capital

La Catedral Basílica del Santísimo Sacramento y  Santuario de Nuestra  Señora del Valle celebrará, el 24 de junio, a San Juan Bautista, santo tradicionalmente muy querido y venerado por los catamarqueños.
Los actos en homenaje al Santo Patrono de la capital de Catamarca darán inicio a las 19.00 con la procesión alrededor de la plaza portando la antigua y bendita imagen de San Juan Bautista, que saldrá del templo mayor en orden procesional,  acompañada por los fieles que portarán antorchas.
A las.20.00 se celebrará la Santa Misa en el Altar Mayor de la Catedral.
También habrá una fogata y se servirá un chocolate.
El Rector del Santuario Mariano, Padre José Antonio Díaz, invita a todos los feligreses a festejar juntos la fiesta del Nacimiento de San Juan Bautista.
Es bueno recordar que este es el único santo al cual se le celebra la fiesta el día de su nacimiento.
La Iglesia recuerda, fundada en la tradición y en las sagradas escrituras,  que nació seis meses antes de Jesucristo.
El capítulo primero del evangelio de San Lucas nos cuenta de la siguiente manera el nacimiento de Juan: “Zacarías era un sacerdote judío que estaba casado con Santa Isabel, y no tenían hijos porque ella era estéril. Siendo ya viejos, un día cuando estaba él en el templo, se le apareció un ángel de pie a la derecha del altar.
Al verlo se asustó, pero el ángel le dijo: ‘No tengas miedo, Zacarías, pues vengo a decirte que tú verás al Mesías, y que tu mujer va a tener un hijo, que será su precursor, a quien pondrás por nombre Juan. No beberá vino ni cosa que pueda embriagar y ya desde el vientre de su madre será lleno del Espíritu Santo, y convertirá a muchos para Dios’.
Pero Zacarías respondió al ángel: ‘¿Cómo podré asegurarme que eso es verdad, pues mi mujer ya es vieja y yo también?’.
El ángel le dijo: ‘Yo soy Gabriel, que asisto al trono de Dios, de quien he sido enviado a traerte esta nueva. Mas por cuanto tú no has dado crédito a mis palabras, quedarás mudo y no volverás a hablar hasta que todo esto se cumpla’.

Seis meses después, el mismo ángel se apareció a la Santísima Virgen comunicándole que iba a ser Madre del Hijo de Dios, y también le dio la noticia del embarazo de su prima Isabel.