Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

jueves

Las Monjas Dominicas honraron a su Santo Patrono

El martes 8 de agosto, las Monjas Dominicas celebraron a su Patrono Santo Domingo de Guzmán, en la capilla del Monasterio Inmaculada del Valle. La Santa Misa fue presidida por el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, y concelebrada por el Pbro. Armengol Acevedo, párroco de Santa Rosa de Lima, a cuya jurisdicción pertenece el Monasterio, y por el Vicario parroquial, Pbro. Antonio Bulacio.
El templo ubicado camino a El Jumeal se colmó de fieles y la celebración contó con la presencia de la imagen de Santa Rosa de Lima, quien fue una laica terciaria en la Orden de
Santo Domingo.
En el momento de la homilía, el P. Acevedo expresó: “Estamos celebrando la fiesta de Santo Domingo en el contexto de este Año de la Formación de los Discípulos Misioneros. La finalidad que decide el proceso formativo de los seguidores de Jesús es que vivamos nuestra fe con convencimiento, sabiendo las razones de nuestro seguimiento de Jesús, de las enseñanzas de Jesús. Éste es un lado al que tiende la formación; y el otro lado es que el discípulo pueda atraer a otros hacia Cristo” explicó.
Haciendo referencia al Santo Patrono, agregó que “el cristiano maduro es aquel que vive con convencimiento su seguimiento al Señor. Por otra parte, como se da cuenta que su Señor es el Salvador, intenta con sus palabras, con sus obras, la transformación de sus
hermanos.  Esta fue una de las consignas que tuvo Santo Domingo: estudiar y traer nuevamente los corazones hacia Cristo de los que se habían apartado de Él”.
En el último tramo, animó a que “pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a ver cómo  estamos madurando en nosotros el seguimiento de Jesús, si somos capaces de atraer al otro para que conozca al Señor. Vamos a pedir esto también para nuestra Iglesia diocesana, para que en este año podamos revisar cada uno, en las parroquias, instituciones, movimientos, qué estamos haciendo para ayudar a esa madurez y así ayudemos a acercar a otros a Jesús”.

Luego de la bendición final, las hermanas agradecieron la presencia y acompañamiento de la comunidad en esta celebración tan cara a sus sentimientos, como también agradecieron al coro litúrgico Cantus Nova por acompañar con el canto y la alabanza.