jueves

El Clero del NOA renovó su amor a la Virgen del Valle en la Gruta del hallazgo


En el escenario natural de la Gruta de Choya, durante la tarde del miércoles 11 de abril, los obispos y presbíteros participantes del Primer Encuentro de Sacerdotes del NOA participaron de la última disertación referida a la Virgen del Valle. La misma estuvo a cargo del Pbro. Gustavo Molas, perteneciente al clero catamarqueño, quien realizó un recorrido por los antecedentes históricos del hallazgo de la bendita Imagen en la Gruta de Choya y el crecimiento de su devoción juntamente con la fundación y avance de la sociedad catamarqueña y del Noroeste Argentino.
El expositor afirmó que “Ella es y seguirá siendo fundadora y fundamento de nuestro
pueblo”, agregando que “la Virgen sigue actuando, seguirá siendo presente, aparecerá como la Señora, como la Reina, como Su Majestad, porque Ella intervino la realeza inca y la realeza española”.
El P. Molas destacó que “los catamarqueños y muchos de ustedes tienen su raíz en esta historia, somos parte, un eslabón de una historia. No empezó con nosotros ni va a terminar con nosotros”. Y enfatizó que “de todo lo que he vivido, de todo lo que he podido hacer, de todo lo que he podido colaborar desde que estoy de nuevo en Catamarca, esto es lo más importante. Este acontecimiento, después de 400 años, primera vez que todo el clero del NOA viene a visitarla a la Virgen, esto es histórico. Es una alegría enorme poder hablarles de la Virgen en nombre de la Diócesis”.
Finalmente señaló que “preparando los 400 años del hallazgo, este es uno de los hitos más
importantes, que el clero, responsable de hacer presente a Cristo Eucaristía, fundador de esta ciudad y de cualquier comunidad, y nosotros que llevamos a la Virgen ya en los genes, estamos acá. Y después van a celebrar la Misa. Es tan importante que después lo van a ver en perspectiva. ¡Qué maravilla para cada uno de ustedes poder estar hoy acá!”.

Mons. Carlos Sánchez durante la misa
“Nuestra espiritualidad sacerdotal se
alimenta en la fe de nuestro pueblo”

El momento culminante de este segundo día de la convocatoria sacerdotal fue la
celebración de la Santa, presidida por Mons. Carlos Sánchez, Arzobispo de Tucumán, quien comenzó su homilía con vivas a la Virgen del Valle.
Asimismo, expresó que “el signo más grande del amor que Dios nos tiene se llama Jesucristo, y el signo más grande de Jesucristo para mostrarnos el amor que el Padre nos tiene es abrir sus brazos en la Cruz para abrazar a la humanidad, para hacernos hermanos. En ese momento culminante, nos entrega a su Madre como nuestra Madre, y le encomienda, como dice el Papa Francisco, la misión de cuidarnos, de protegernos, de amarnos, de guiarnos. Por eso también hemos contemplado las distintas advocaciones en nuestras diócesis, y aquí, culminando en la Gruta con Nuestra Madre del Valle”.

Al referirse a la experiencia de estos días, dijo que significó “recordar, revivir, fortalecernos interiormente en la vocación sacerdotal, ese don maravilloso de Dios en nosotros, para seguir gastando la vida en el servicio, en la entrega, para seguir siendo presencia luminosa en medio del pueblo. Somos un don de Dios para nuestro pueblo en el NOA, y eso lo sabemos, lo experimentamos cotidianamente”.
También apuntó que “nuestra espiritualidad sacerdotal se alimenta en la fe de nuestro pueblo, cuando la gente nos pie que seamos curas, cuando nos piden que recemos por ella”. Eso “lo hacemos con una certeza: nuestra Madre nos acompaña, no nos deja solos, porque Jesús le ha encomendado esta misión, y con la ternura y la cercanía de Ella vamos a andar por camino seguro. Eso lo sabe nuestro pueblo”.
Entre otro tramo de su predicación, Mons. Sánchez afirmó que “frente a las mayores dificultades, nuestro pueblo enseguida acude con confianza, caminando, arrodillado, llorando, a María, Madre de consuelo y esperanza. Que nosotros, en nuestra vida sacerdotal, lo podamos vivir así. De esta manera vayamos renovando nuestra entrega al servicio de nuestro pueblo”.
Por último dijo: “En la Gruta de Choya, celebrando la Eucaristía, le pidamos a la Virgen del Valle, Patrona del NOA, para que por la fuerza del amor del Señor a través de su mediación podamos ser misioneros de la misericordia, del amor, de la ternura de Dios para con nuestro pueblo del NOA y así se acreciente la fe”.

JUEVES 12 DE ABRIL
8.00- Desayuno.
8.30- Oración: Laudes.
9.00- Conclusiones, a cargo de un teólogo.
10.30- Traslado a la Catedral Basílica.
11.00- Santa Misa, presidida Mons. Mario Cargnello, Arzobispo de Salta.