viernes

Cálido homenaje al Vicario Segura en la Catedral a 200 años de su natalicio

En la noche del jueves 27 de noviembre se realizó en la Catedral Basílica y Santuario de Nuestra Señora del Valle, un cálido homenaje al Vicario José Facundo Segura, al cumplirse 200 años de su nacimiento.
Inicialmente, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanč, presidió una oración ante la tumba que guardan sus restos mortales, en la nave norte del templo catedralicio, junto al altar del Corazón de Jesús. Seguidamente, el pastor diocesano y el historiador Marcelo Gershani Oviedo se ubicaron junto al altar mayor para rememorar al célebre Vicario Foráneo de Catamarca, cuya foto ambientaba el espacio especialmente preparado para la ocasión.
En primer término tomó la palabra Mons. Urbanč para señalar: “El nombre del Pbro. Dn.
José Facundo Segura está indisolublemente unido a la historia de la Iglesia en Catamarca. En efecto, su diligente dedicación al oficio de Vicario Foráneo de esta región de la entonces Diócesis de Salta durante los últimos años del siglo XIX, lo hacen acreedor a perenne memoria y gratitud por parte de los fieles de la actual Iglesia de Catamarca”. Y agregó: “Esta unión de Dn. José Facundo Segura con la Iglesia de Catamarca adquiere peculiar brillo por su estrecha vinculación con el Santuario de Nuestra Señora del Valle, la obra del Seminario, la Coronación Pontificia de la Sagrada Imagen y la visión de futuro que le hacía entrever la creación de la Diócesis de Catamarca”. Repasó luego algunos hitos importantes en la trayectoria del Vicario Segura y la proyectó hasta la creación de la Diócesis brindando algunos detalles de este acontecimiento.


Disertación
A continuación Gershani Oviedo ofreció una disertación que permitió a los presentes conocer más y mejor a ese gran hombre de Catamarca, desde su nacimiento, sus antepasados, sus parientes, como su obra, sus características personales y el impacto que su pensamiento tuvo entre sus contemporáneos, que se extendió hasta nuestros días.
“Firme en sus convicciones, apasionado en sus ideas, llevado por sobre todo por un inmenso amor a la Santísima Virgen, el Vicario Segura fue, por su importantísima obra, amplia y fecunda, el más entusiasta y principal propulsor del culto a la Virgen del Valle, el mentor de su Santuario, el sacerdote que buscó la gloria de Dios por sobre la suya, un hombre, en fin, que consagró su vida a las obras materiales y espirituales con una extraordinaria fuerza, con un celo y una caridad admirables. En pocas palabras, José Facundo Segura fue un hombre entregado a sus convicciones. Recordemos que además de la construcción de la Iglesia Matriz y del Seminario, fue partícipe fundamental en la construcción de las iglesias de La Chacarita, San Isidro, Santa Cruz, Chumbicha y Los Ángeles, colaboró también en la adquisición de la primera imprenta que tuvo la provincia en la que se imprimió el primer periódico catamarqueño, El Ambato…”.
Posteriormente, los presentes se dirigieron hasta el Salón que se encuentra en paralelo con la Galería de la Virgen, abajo del Hospedaje del Peregrino, donde Mons. Urbanč bendijo una placa por la cual se impuso el nombre del Vicario José Facundo Segura a ese espacio, y luego junto al Rector del Santuario Pbro. José Díaz procedieron al tradicional corte de cinta. Así todos ingresaron al Salón donde participaron de un brindis en homenaje al gran sacerdote, al cumplirse los dos siglos de su nacimiento.