lunes

Miles de devotos despidieron a la Virgen del Valle en el cierre de su visita a Güemes

En la tarde del domingo 3 de junio, la Virgen del Valle se despidió de sus hijos salteños durante una multitudinaria misa concretada en la parroquia que la tiene como Patrona en la localidad de General Güemes.
La Santa Misa fue presidida por el Obispo de Catamarca, Mons. Luis Urbanc,  y concelebrada por el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, y el párroco anfitrión, Pbro. León Aufrede, como
cierre de la histórica visita a los pueblos de Vaqueros y General Güemes.
En su homilía, el Pastor de la Iglesia catamarqueña destacó la figura de la Virgen María como “modelo de creyente y modelo de mujer de esperanza y de caridad”. Tomando la lectura del Evangelio, expresó que “la Virgen nos pide que seamos de esos que van de dos en dos a anunciar el Reino, porque la tarea que asumimos es una tarea misionera”. Luego agregó que “Ella nos renueva en la fe para que seamos discípulos misioneros, dispuestos a comprometernos con esa tarea evangelizadora”.

En el tramo final de su predicación, Mons. Urbanc animó a los fieles a que “después de haber tenido la dicha de compartir con la Virgen estas 24 horas, comprométanse a trabajar por las vocaciones sacerdotales y religiosas, no solamente a misionar como laicos sino a promover las vocaciones en las familias”.

Luego de la bendición, el Obispo catamarqueño tomó en sus brazos a la imagen peregrina de la Virgen del Valle y emprendió el regreso a su Santuario, después de desplegar su gracia por pueblos de la hermana provincia de Salta.