Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

lunes

COMUNICADO


SI NO HAY UNA SOLUCIÓN, NADIE GANA, 
TODOS PERDEMOS

Con tristeza e impotencia, nuestra Comunidad Catamarqueña siente que nuevamente está siendo golpeada en uno de los lados que más duelen y cuyas funestas consecuencias serán muy difícilmente reparables. En efecto, ¿cómo podrán remediarse los días de clases que nuestros niños, jóvenes y adultos ya han perdido, y si las cosas siguen así, seguirán perdiendo? Y aunque somos conscientes de que lo que se ofrece es hoy insuficiente, ¿qué sucederá si incluso no se ofrece ni lo poco que tenemos y podemos?
Se podrían hacer muchas consideraciones académicas, pero no es el momento. Todos sabemos, aunque sea mínimamente, la importancia que tiene la educación para la vida de cada persona y de la sociedad en su conjunto. Todos somos conscientes del valor de la vocación y del trabajo de los docentes y de sus derechos. No puede no causarnos una seria preocupación las dificultades que hoy impiden que se cumplan integralmente tanto el derecho de los niños y de los jóvenes a la educación como los derechos de los trabajadores docentes, ambos tutelados por nuestra Constitución Provincial.   
Los sistemáticos conflictos entre los sectores que gremialmente representan a la docencia  y las autoridades políticas educativas del Estado Provincial, y cuyo costo es la pérdida de días de clases, nos alejan del necesario mejoramiento cualitativo de la educación catamarqueña y ponen en serio riesgo la paz social. En el presente estado de cosas, ¡¡¡todos estamos perdiendo!!!
Por los graves daños que esta situación nos está causando, les rogamos encarecidamente a todos los actores en conflicto, continuar el diálogo, procurar que el Bien Común esté por encima de los intereses sectoriales, que todos estemos dispuestos a dar y también razonable y generosamente a algo que renunciar.
Esperamos que nuestra súplica sea escuchada y atendida. Está en peligro una parte muy importante de nuestro futuro. Todos queremos el bien y la paz de los catamarqueños. A todos los miembros de la Comunidad los exhortamos a elevar nuestras oraciones al Padre Clementísimo y a la Madre del Valle para que nuevamente nos ayuden a superar este difícil momento.
EQUIPO DIOCESANO DE PASTORAL SOCIAL
DIÓCESIS DE CATAMARCA