martes

El Obispo presidió la misa en el Camarín en el día del Patrono de los Sacerdotes

El Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, presidió la Santa Misa en el Camarín de la Virgen del Valle junto a presbíteros del clero local, dando gracias a Dios en el día de San Juan María Vianney, Patrono de los Sacerdotes, y por los cinco años de ordenación sacerdotal de los Pbros. Marcelo  Amaya, Eugenio Pachado y José Aguirre.
Durante la celebración, el Obispo expresó su alegría al ver reunidos a los sacerdotes en el día del Santo Cura de Ars, señalando que era un día especial al ser también aniversario de los primeros sacerdotes ordenados por él en la Diócesis de Catamarca. Por ellos rogó en su homilía que “el Señor los bendiga, los proteja, los fortalezca y los ayude por medio de la protección de San Juan María Vianney a ser santos sacerdotes”.
Haciendo referencia al Santo dijo: “Hoy lo recordamos, porque ha sido un hombre de fe. Su sabiduría humana era muy corta, pero su amor a Dios, su empeño por querer agradar a Dios era tan grande que su fe ha sido grande. Por eso es el Patrono de los Sacerdotes, porque fue creyente”.

Explicó que el Evangelio de hoy invita a los sacerdotes a caminar sobre las aguas junto a Jesús, que se encuentra en los fieles de la parroquia, en los hermanos sacerdotes y hasta en los que no comparten la fe. “Dios se vale de las circunstancias, de cualquier persona, para sacarnos adelante. Como presbiterio nos puede pasar que sentimos miedo, que la tarea es muy grande, que son muchos los desafíos pastorales, y Jesús me dice tranquilo, me hace experimentar en lo profundo de mi vida la tranquilidad”.

Para finalizar animó a todos los presentes a los pies de la Madre del Valle a “que como comunidad diocesana sepamos que Jesús camina con nosotros, Él está, lo importante es que nosotros hagamos el camino de fe y le creamos, creamos en su palabra y nosotros hagamos todo en nombre de Dios y encontraremos la paz en nuestros corazones”.