viernes

El Obispo inició sus visitas pastorales de este año en la parroquia de Recreo

El Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, comenzó sus visitas pastorales de este año en la parroquia de San Roque, con sede en la ciudad de Recreo, departamento La Paz. En los años anteriores, desde que asumió como pastor de la Iglesia de Catamarca, llegó a cada una de las comunidades de todo territorio diocesano, “tratando de acercarme a las personas, a las familias y a los grupos; y he extendido mi interés también hacia los ambientes sociales que han de ser impregnados con la savia del Evangelio de Jesucristo”, explica Mons. Urbanc en la carta anunciando su acción pastoral de 2015.
A partir de este año, las visitas tienen un cariz distinto, ya que ahora están destinadas a
“profundizar lo antes realizado, para afianzar la herencia recibida de la inmensa labor evangelizadora desplegada a lo largo del tiempo por quienes nos precedieron en el anuncio de Jesús, de su Resurrección y de su Palabra, y en la implantación de la Iglesia”, afirma el Obispo.
Asimismo, en este Año de los Laicos, se busca intensificar la participación del Laicado en la vida y en la acción de la Iglesia, para que no sean sólo sujetos receptores de la obra evangelizadora, sino activos agentes en la acción apostólica y pastoral.
Desde esta perspectiva, se desarrolló la primera visita pastoral del año, que correspondió a la parroquia de San Roque, del Decanato Este, que dio inicio el 7 de agosto en el Colegio Parroquial Inmaculada Concepción, donde el Pastor Diocesano mantuvo un encuentro con los directivos y docentes del Nivel Secundario. Además del diálogo cordial, instó a los docentes a trabajar también con las familias de los alumnos, con nuevas estrategias, como visitar los hogares,  interesarse y comprometerse a ayudar a aquellos alumnos y familias que atraviesen dificultades o tengan problemas.

En el patio del Colegio el Obispo se encontró con parte del alumnado del turno mañana del Secundario, a quienes llamó a tomar el ejemplo de San Cayetano, quien supo cultivar valores. Fue un hombre de bien, un sacerdote que practicó la caridad y no siguió  los malos ejemplos y modas de su época.
Posteriormente presidió la Santa Misa, en cuya homilía afirmó que “el colegio no es un lugar donde sus padres los dejan, para que se encarguen de educarlos porque yo tengo que ocuparme de otras cosas. La escuela tiene que ser prolongación de lo que el hogar hace, no reemplazo de lo que el hogar no hace, es continuación. Los valores se los inculca en el hogar y se los fortalece en la escuela, por tanto, hay mucho por hacer”.

El creyente y el discípulo
El Obispo tuvo contacto con los medios de comunicación, visitando los estudios de Radio Municipal donde, entre otros temas, se refirió al creyente y al discípulo: “El creyente va a misa, nada más, y no se compromete; en cambio, el discípulo es el que hace que la misa acontezca ahí donde él está y se vuelve misionero. El discípulo siempre es misionero, es testigo, hace cambios en su vida y en la de los otros”. También agradeció por el servicio que la radio presta a la comunidad transmitiendo la misa todos los domingos, y brindó una entrevista en Radio Líder.

A primera hora de la tarde, se reunió con los docentes de los niveles Inicial y Primario del Colegio Parroquial y posteriormente con los papás de los niños del Jardín de Infantes. Luego presidió la Eucaristía en honor a San Cayetano, en el atrio de la capilla.
La jornada finalizó con el encuentro con miembros del Consejo de Pastoral Parroquial (Copapa), a quienes animó a trabajar, debatir estrategias, discernir un mejor accionar y aconsejar a los sacerdotes para realizar una mejor evangelización. Para ello dijo que hay que tener en cuenta tres pilares fundamentales: la catequesis, la liturgia y la caridad.

Con los catequistas
El sábado 8 por la mañana, se reunió con los catequistas, a quienes escuchó y respondió sus inquietudes. Los exhortó a seguir trabajando, no sólo con la metodología tradicional sino con la catequesis familiar, para compartir y conocer las realidades de los padres y por medio de ellos lograr una mejor catequización de sus hijos. Los invitó a profundizar en el conocimiento de Jesús mediante la lectura asidua de la Biblia.
Luego se trasladó a la localidad de La Guardia donde confirió el Sacramento de la Confirmación a 40 adolescentes y jóvenes de La Guarida, Casa de Piedra, La Horqueta y Esquiú. En la oportunidad, aprovechó para saludar a las autoridades, y felicitar y agradecer a los fieles por el trabajo de refacción de la capilla y la construcción de los baños contiguos al salón.
Por la tarde, debido a la persistente llovizna que cayó en Recreo, se cambió el lugar para la misa, que se celebró en el tinglado de antigua fábrica  Willy. Allí se confirmaron 185 personas de la ciudad Recreo
Finalizando día, Mons. Urbanc se reunió con miembros del Consejo Parroquial de Asuntos Económicos, a quienes agradeció por la tarea que prestan y los alentó seguir colaborando, a trabajar con transparencia, rindiendo cuentas públicamente, porque “es una buena respuesta a todos los que colaboran”, manifestó.

Con los niños y jóvenes
Continuando con la agenda, el domingo 9, el Pastor Diocesano estuvo en la secretaría parroquial donde se dirigió a quienes allí se desempeñan, indicando que “ustedes son la cara de la parroquia”, y les pidió que “sean comprensibles y amables con los fieles que se acercan a solicitar los requisitos para realizar los sacramentos”.
Luego presidió la misa de los niños y adolescentes de la Catequesis, quienes a pesar de la persistente llovizna, junto a sus catequistas, participaron de la celebración. En su homilía destacó el hecho de que en Recreo se realice la misa de los niños y que tengan protagonismo, como guiar la misa y leer las lecturas.
Por la tarde, Mons. Urbanc se reunió con el grupo juvenil “Misioneros de la Fe”, de la parroquia San Roque, y junto a su coordinadora Claudia Blanco y al Padre Facundo Brizuela, quien los asesora espiritualmente, compartieron una mateada. Son alrededor de 25 integrantes entre adolescente y jóvenes que participan movidos y animados por el servicio. Fue un encuentro fraterno donde el Pastor Diocesano les compartió su testimonio vocacional. Finalmente los exhortó a conocer más a Jesús y cultivar la fe mediante la lectura del Catecismo  Joven de la Iglesia Católica.
En la noche del domingo, Mons. Urbanc presidió la Eucaristía en el templo parroquial, culminando su segunda visita pastoral a esta comunidad de San Roque. A pesar de las inclemencias del tiempo una gran cantidad de fieles se dio cita para participar de la celebración.

Finalizada la misa, el Obispo se dirigió al atrio junto al Párroco y al Vicario Parroquial, Pbros. Gustavo Flores y Facundo Brizuela, respectivamente, para saludar y despedir a los fieles.