jueves

Mons. Luis Urbanc invitó a la Peregrinación del Pueblo de Dios

“Todos a caminar de la mano de María para ir al encuentro de Jesús y renovarnos”

Durante una conferencia de prensa ofrecida esta mañana en el Obispado local, el Obispo Diocesano de Catamarca, Mons. Luis Urbanc, invitó a todos los fieles a participar de la tradicional Peregrinación del Pueblo de Dios, con la cual comenzarán oficialmente los actos de Semana Santa en la diócesis.
En el inicio de su contacto con la prensa, Mons. Urbanc dijo que ante la proximidad de las celebraciones de la Semana Santa, “en Catamarca tenemos ya una larga tradición, desde los tiempos de Mons. Elmer Miani, que es la Peregrinación del Pueblo de Dios, que la solemos hacer desde la Plaza del Maestro hasta la Gruta de la Santísima Virgen, en Choya”. Por ello, “a todos los invito de corazón a que participemos de esta peregrinación, el sábado 19, Día de San José, a las 17.00. Saldremos en peregrinación con los ramos como habitualmente se hace, y un poquito antes de la Gruta, donde suelen parar los colectivos, haremos la bendición de los ramos. De esta manera, todos los que se hayan ido acoplando a lo largo del camino recibirán la bendición y después caminaremos unos metros más y nos reuniremos para celebrar la Santa Eucaristía”, indicó.
Asimismo, explicó que “esta peregrinación tiene un particular significado este año, porque estamos cumpliendo los 125 años de la Coronación Pontificia de la Sagrada Imagen de la Virgen del Valle, y, además, el 5 de mayo se recuerdan los 100 años de la construcción del Camarín, que son dos eventos que vale la pena tenerlos en cuenta, que dan el marco de una mayor solemnidad a esta Peregrinación del Pueblo de Dios”.
Respecto del sentido de esta marcha hacia la Gruta de Choya, el Pastor Diocesano apuntó que “esta peregrinación tiene que ayudar a ir reflexionando, mientras vamos rezando y cantando, que los cristianos tenemos una misión que hay que cumplirla, porque de esa manera vamos dejando un mundo mejor a las generaciones que vienen detrás de nosotros. El cristiano tiene que dejar una huella, una huella de amor, una huella de transformación, de solidaridad, de justicia, de perdón, de reconciliación, ésa es la huella que tenemos que
dejar con nuestra vida”.
Por ello, invitó a que “hagan esta experiencia niños, adolescentes, jóvenes, adultos, ancianos, todos a caminar de la mano de María para ir al encuentro de Jesús y así renovar nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor. De esta manera nos introducimos en la Semana Santa, el misterio central de la vida cristiana”.

Actos litúrgicos en la Catedral

Domingo de Ramos. El 20 de marzo es Domingo de Ramos, y en la Catedral habrá misas a las 8.00, 9.00, 10.00, 11.00, 19.00 y 21.00, con bendición de los ramos. “De esa manera inicia la Semana Santa, con la entrada de Jesús a Jerusalén aclamado como un rey por la gente, con las ramas y poniendo los mantos en el suelo para que él pase, y será el drama que ese rey no entra para un triunfo como aparecía el Domingo de Ramos sino que su verdadero triunfo será su muerte en la Cruz con la cual consigue la salvación del mundo, su trono será la Cruz, pero por supuesto que todo esto termina con la Resurrección del Señor”, afirmó el Obispo.

Misa Crismal. Continuando su diálogo con la prensa, Mons. Urbanc explicó que “en Catamarca, desde hace muchos años, tenemos la costumbre de celebrar la Misa Crismal, el Martes Santo. Todos los sacerdotes, que necesitamos tanto purificarnos y pedir perdón por nuestras faltas, tenemos ese día como jornada de oración, de reflexión, donde celebramos el sacramento de la Reconciliación y por la noche a las 20.00 es la Misa Crismal. Allí se bendicen los óleos: el Santo Crisma, el Oleo Santo y el Oleo de los Enfermos, que después los sacerdotes llevan a sus parroquias y se utilizan durante todo el año. Con ellos se unge a los niños en el sacramento del Bautismo, en la Confirmación, a los enfermos y cuando tenemos un nuevo sacerdote se le unge las manos”.

Jueves Santo. “El 24 de marzo, Jueves Santo, tenemos la misa de Institución de la Eucaristía. Jesús compartirá con los apóstoles la última cena, según la tradición judía, y ahí instituye la Eucaristía. Y hay un signo de Jesús muy significativo, que es el lavatorio de los pies. Jesús se levanta de la mesa y comienza a lavarles los pies a los apóstoles. Ellos quedan medio desorientados y con eso nos enseña que la vida cristiana es servicio. El más grande se tiene que inclinar a servir al más chico. Eso aparentemente es algo vergonzoso a los ojos del mundo, pero es lo que vino a hacer Dios por nosotros. Se inclinó, se abajó, eso significa la misericordia”, manifestó Mons. Urbanc, agregando que “ese mismo día habrá una Adoración Eucarística hasta la medianoche”.

Viernes Santo. El Pastor Diocesano afirmó que el Viernes Santo “es el único día que no se celebra Misa, porque Jesús es detenido a la noche, está sufriendo, y muere en la Cruz. Solamente habrá una celebración que se llama Adoración de la Santa Cruz y distribución de la comunión. También habrá proclamación de unos textos bíblicos, especialmente la Pasión. En la Catedral, esta ceremonia será a las 17.00. Y después en distintos lugares de la ciudad, habrá Vía Crucis, algunos los hacen más solemnes, otros vivientes, y se puede participar de ellos”.

Sábado Santo. “Este día estamos de velorio, porque Cristo está muerto, yacente en el sepulcro. En esta jornada meditamos sobre la muerte de Cristo, sobre nuestra propia muerte, cómo nos tenemos que asociar a la muerte de Cristo y así también un día poder participar de la Resurrección. Ese sábado, 26 de marzo, a las 22.00, será la Solemne Vigilia Pascual, donde celebramos la Resurrección del Señor, Jesús que vence a la muerte y el pecado. Ese día se renuevan las promesas bautismales, cada uno renueva ese compromiso bautismal renunciando al pecado y profesando la fe”.


Domingo de Pascua. El 27 de marzo “es el día de la Resurrección. En la Catedral tendremos las misas a las 7.00, 8.00, 10.00, 11.00, 19.00 y 21.00, y en los distintos templos también se celebrará la Santa Misa”, indicó el Obispo.