Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

martes

Curso bíblico en el Año de la Misericordia

En ocasión del Año de la Misericordia, la Pastoral Bíblica Diocesana de Catamarca propone un curso que profundizará y analizará la Misericordia de Dios en la Biblia, a cargo del Delegado Episcopal de la Animación Bíblica de la Pastoral, Pbro. Oscar Tapia. Está destinado a todas las personas de buena voluntad que quieran reconocer la misericordia de Dios para volcarla a los hermanos.
El mismo se desarrollará los días 13 al 15 de abril, en el salón auditorio del Centro Educativo y Cultural Diocesano Virgen del Valle (antiguo Seminario) entre las 20.00 y 22.00. Se dará certificado a quien lo solicite, por eso se ruega que informen sus datos con anticipación en la sede de la Delegación, Obispado de Catamarca, San Martín 655, teléfono 4422003, de lunes a viernes, entre las 9.00 y las 12.00.

Desde la Pastoral Bíblica consideran oportuno recordar las recomendaciones de Misericordiae Vultus, Bula de Convocatoria del Jubileo Extraordinario de la Misericordia que el Papa Francisco dedica a cuantos lean la Carta y a quienes saluda de esta manera: “Gracia, misericordia y paz, las que nos expresan en su punto 1: Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana parece encontrar su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret. El Padre, «rico en misericordia» (Ef 2,4), después de haber revelado su nombre a Moisés como «Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira, y pródigo en amor y fidelidad» (Ex34,6) no ha cesado de dar a conocer en varios modos y en tantos momentos de la historia su naturaleza divina. En la «plenitud del tiempo» (Gal 4,4), cuando todo estaba dispuesto según su plan de salvación, Él envió a su Hijo nacido de la Virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor. Quien lo ve a Él ve al Padre (cfr Jn 14,9). Jesús de Nazaret con su palabra, con sus gestos y con toda su persona [1] revela la misericordia de Dios; y la del inicio del punto 2: Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia.