Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

domingo

Una multitud participó de la Peregrinación del Pueblo de Dios dando inicio a la Semana Santa

Una gran cantidad de fieles participó de la tradicional Peregrinación del Pueblo de Dios, que se inició en la Plaza del Maestro y culminó en la gruta de la Virgen del Valle. Fue presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Urbanc, y contó con la presencia de sacerdotes y religiosos de la ciudad capital.
Una gran columna conformada por familias completas caminó por la avenida Virgen del Valle tras la imagen de Jesús crucificado, meditando las estaciones del Vía Crucis cuyas reflexiones versaron sobre la misericordia, temática propuesta para este año por el Papa Francisco.
Al llegar al ingreso a la Gruta de Choya, se realizó la bendición de los ramos y la proclamación del Evangelio en el que se relata la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén.
Luego caminaron con los ramos en alto hasta la explanada del lugar del hallazgo de la
Sagrada Imagen para participar de la Santa Misa.
Después de la lectura de la Pasión del Señor, el Mons. Urbanc dijo a los presentes: "Les pido de corazón que no saquemos la vista de Cristo crucificado, porque está ahí por tus pecados, por mis pecados", y más adelante agregó que "no lo sigamos crucificando, no lo sigamos entristeciendo".
Para finalizar rogó "que nuestra querida Madre la Dolorosa, nos ayude a sentir el dolor de nuestros pecados, a arrepentirnos de ellos y querer vivir en plena comunión con Dios y con los hermanos".

La marcha penitencial se realizó bajo el
lema “Sean misericordiosos como el Padre”, en correspondencia con el Año Jubilar de la Misericordia, propuesto por el Papa Francisco, y en el Año del Compromiso Cívico y Ciudadano, que vive la diócesis local en el marco de la Misión Diocesana Permanente. Además, tuvo la particularidad de unir dos acontecimientos que se celebran este año: los 125 años de la Coronación Pontificia de la Sagrada Imagen de la Virgen del Valle, y los 100 años de la construcción del Camarín.