jueves

Jornada de ayuno y oración por la vida


El jueves 7 de junio, la Iglesia propone una Jornada de Ayuno y Oración por la Vida, iniciativa de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), “para valorar y cuidar el don de la vida”, los obispos animan a vivir el día en un clima de profunda oración y respeto.

Luego de impulsar la consigna #ValeTodaVida, y en el marco de las instancias legislativas por el debate de los proyectos para despenalizar el aborto, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) convoca a una Jornada de Ayuno y Oración por la Vida, el jueves 7 de junio.
“La Iglesia en la Argentina comenzó, desde el domingo de la Ascensión del Señor hasta el domingo de la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, un tiempo especial de oración pidiendo al Señor que conceda luz y sabiduría a nuestros corazones para ser ciudadanos que cuidemos la vida desde su concepción hasta el final de la misma,” anunciaron los obispos en un comunicado.
Describen al ayuno como “una oportunidad para dominar nuestro orgullo, reconocer y agradecer los dones que vienen de Dios”. Además, la jornada es vista como una oportunidad para “valorar y cuidar el don de la vida, estando más disponibles y abiertos con aquellos cuya dignidad se ve vulnerada”. “¡Qué el Señor de la Vida nos sostenga en nuestro caminar!”, concluyó el comunicado.+

Texto del comunicado
La Iglesia en la Argentina comenzó, desde el domingo de la Ascensión del Señor hasta el domingo de la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, un tiempo especial de oración pidiendo al Señor que conceda luz y sabiduría a nuestros corazones para ser ciudadanos que cuidemos la vida desde su concepción hasta el final de la misma.
En los próximos días se darán en el Congreso de la Nación instancias legislativas en las que se debatirá el proyecto para la legalización del aborto. Por eso queremos profundizar nuestro compromiso de rezar unidos invitando a una Jornada de Ayuno y Oración para el jueves 7 de junio. Pedimos que el Señor ilumine la mente y el corazón de los que tienen que legislar acerca del valor y el significado de la vida humana.

La Iglesia nos enseña que el ayuno es una oportunidad para dominar nuestro orgullo, reconocer y agradecer los dones que vienen de Dios e imitar su generosidad compartiendo nuestros bienes con los necesitados.
En esta Jornada de Ayuno y Oración queremos valorar y cuidar el don de la vida, estando más disponibles y abiertos con aquellos cuya dignidad se ve vulnerada.
¡Qué el Señor de la Vida nos sostenga en nuestro caminar!

Comisión Episcopal de Liturgia
Comisión Episcopal de Comunicación
Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud
Comisión Episcopal de Laicos y Familia.