lunes

Mons. Vicente Bokalic: “El gran desafío es salir pero salir juntos los sacerdotes, los consagrados y los laicos”

¿Cuál es su evaluación en el tramo final del Congreso Misionero?
El Congreso está cumpliendo el objetivo del encuentro de los equipos diocesanos, a lo que sumamos este ingrediente tan hermoso de estar en la tierra de la Virgen del Valle, porque Catamarca es una de las cunas marianas. El clima del Congreso en general ha sido de mucha alegría, de mucho encuentro de mucho compartir entre las delegaciones, y es un profundizar en la vocación misionera que estamos viviendo y en el llamado de alentar esto en las diócesis. Porque no perdamos de vista que estos equipos son los responsables de animar toda la pastoral diocesana y esto es un poco como fortalecerse.

¿Los desafíos para la Iglesia Argentina de ahora en más?
El desafío es el que nos está marcando el Papa Francisco. Cuando él era Cardenal en Buenos Aires, nos decía muchas veces que estamos llamados a salir del templo y salir al encuentro con la gente. Es el gran desafío de la Iglesia. Es su conversión porque la Iglesia cambia con este encontrarse. Es perder el miedo, la vergüenza. Salir de nuestras seguridades para ir al encuentro de nuestros hermanos que se fueron o se han apartado de nuestra comunidad, o nunca tuvieron una experiencia fuerte de Iglesia. Hay gente que se fue porque no tuvo experiencia de Jesús ni de la Iglesia, o tuvo malas experiencias. Esas son faltas nuestras. El gran desafío es salir pero salir juntos los sacerdotes, los consagrados y los laicos.

A veces cuando hay que explicar la misión parece ser un concepto fácil, pero resulta lo contrario para el común de la gente…
Es un envío. La palabra misión es enviar. No es más que eso. Pero resulta complejo porque el mundo es complejo. En el mundo estamos viviendo el secularismo y otros tantos fenómenos o estilos de vida, que a veces hace que la que gente se aleje de Dios. Para muchos, Dios existe pero para otros es solo por momentitos y bueno, la misión es eso. Volver a proponer la presencia de Dios en el corazón humano. Hay una necesidad de belleza, de alegría y en el fondo están buscando a Dios pero por otros caminos. En esto, el primer paso es el encuentro. Que salgamos a dialogar, a conocer.