miércoles

112º Asamblea Plenaria del Episcopado: Segundo día

Los obispos trabajaron sobre la pastoral familiar

Los obispos argentinos continúan las deliberaciones de la 112° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal abordando algunos desafíos pastorales sobre la familia a partir del texto de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia.
La jornada comenzó con la celebración de la Eucaristía presidida por obispos eméritos: Mons. Luis Stöckler, obispo emérito de Quilmes;  Mons. Marcelo Melani, obispo emérito de Neuquén y Mons. Néstor Navarro, obispo emérito de Alto Valle de Río Negro.
Comenzando con la temática del día, los integrantes de la Comisión Episcopal de Laicos y Pastoral Familiar presentaron tres ejes sobre los cuales los obispos conversaron reunidos por regiones pastorales del país.
El primer tema trabajado fue la preparación a vivir el amor en el matrimonio y la familia. En este sentido se dialogó sobre el acompañamiento en el tiempo de noviazgo en tres aspectos: criterios generales, preparación mediata y preparación inmediata. Especialmente intercambiaron opiniones acerca de cómo despertar en los niños, adolescentes y jóvenes de nuestras comunidades la conciencia de esta vocación a constituir una familia desde itinerarios pastorales que incluyan a las mismas familias.
En un segundo momento se centró la mirada sobre los matrimonios que accedieron al sacramento y son, en cuanto tales, sujetos y destinatarios de un acompañamiento específico. Se trabajaron en grupos algunos interrogantes a partir de siete ideas tomadas
del texto del Papa Francisco:  anunciar el kerygma; acompañar pastoralmente a los matrimonios y familias; formar agentes pastorales; formar seminaristas y ministros ordenados; las familias cristianas como principales sujetos de la pastoral familiar; la espiritualidad de la vida familiar y el valor del matrimonio y la familia cristiana como la mejor propuesta para sanar las heridas de la sociedad.
Por la tarde, siguiendo con la misma metodología, los obispos trabajaron una selección de textos extraídos del Capítulo VIII de Amoris Laetitia para reflexionar sobre una pastoral familiar orientada al acompañamiento, al discernimiento y a la integración del amor herido y extraviado. En este sentido se dialogó sobre cómo crecer en criterios y actitudes para lograr un mayor consenso entre los pastores sobre las nuevas realidades que se presentan en la pastoral familiar; un mejor discernimiento y acompañamiento de las parejas con un amor herido y extraviado y la formación y preparación de la comunidad y de los organismos de pastoral familiar para abrirse y asumir las nuevas situaciones que se presentan.

En el último bloque de trabajo fue dedicado a poner en común lo debatido sobre la jornada con el objetivo de identificar propuestas para elaborar un subsidio de pastoral familiar sobre los temas tratados.