lunes

Oficializan a nuevos miembros de la Acción Católica en la Fiesta de Cristo Rey

El domingo 20 de noviembre se celebró la Solemnidad de Cristo Rey y el día de la Acción Católica Argentina (ACA), en la Catedral Basílica y Santuario de Nuestra Señora del Valle.
Durante la ceremonia, presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, miembros de la institución laical renovaron sus promesas de seguimiento a Jesucristo, en tanto que otros fueron oficializados para sumarse a sus filas. Luego del juramento de los flamantes integrantes de la ACA en Catamarca, fueron bendecidos los distintivos colocados por los padrinos.
En su homilía, el Pastor Diocesano explicó que “el día de Cristo Rey es el día de la Acción Católica. Por ello, luego de un camino de discernimiento, los militantes, bajo la guía de
Jesús Rey, se ponen al servicio de toda la Iglesia en estrecha comunión con los pastores y así van cumpliendo su compromiso laical con un carisma propio, en medio de los asuntos temporales, orientando, iluminando estas realidades de la vida humana”.
Al referirse a la Palabra de Dios escuchada, afirmó que la misma “nos presenta la figura del rey David, alguien que es elegido por Dios para ser rey de Israel, como el pueblo lo asume como rey y le hace promesas concretas. Era un hombre guerrero, de batalla”, dijo y resaltó que “Jesucristo no es rey en esa línea. El se presenta como manso cordero, que es llevado al matadero, como aquel que ofrece la vida, no quita vida a nadie, menos la de sus enemigos, precisamente va a dar la vida por ellos, por aquellos que lo maltratan, que los insultan, que lo agreden, que lo humillan”.

En este sentido enfatizó que “es otro modo de ser rey, es el reinado del servicio, de la entrega, del lavar los pies a los demás, del perdón, de la misericordia. A este rey estamos honrando hoy. Y nos tenemos que preguntar si a lo largo del año hemos tenido a Jesús como rey, si hemos estado sirviendo a Cristo Rey, si hemos estado sirviendo a los demás con el espíritu de Cristo Jesús, que no vino a ser servido sino a servir y a dar la vida por el rescate de todos”.
En otro tramo de su prédica, Mons. Urbanc afirmó que “nos cuesta horrores poner en
práctica las enseñanzas de Dios, porque no hemos profundizado lo suficiente en el amor que El nos tiene, y cuando uno no profundiza en el amor que Dios nos tiene, tampoco puede amar a Dios. Si llevo vida de oración, tengo una caridad operante para con los demás, recibo los sacramentos, la Palabra, de este modo profundizo en el amor de Dios y lo vamos a corresponder a El”.
Finalizada la Santa Misa, los miembros de la Acción Católica compartieron un brindis fraterno en el Salón Vicario Segura del predio catedralicio.