martes

Una multitud celebró al Santo del Pan y del Trabajo y pidió por la Vida


Con la tradicional procesión y misa, en la tarde del martes 7 de agosto, culminaron las festividades en honor a San Cayetano en la capilla ubicada en la zona sur de la ciudad capital, enmarcadas en el Año de la Piedad Popular, camino a los 400 años del hallazgo de la Virgen del Valle.
Una multitud de devotos del Santo del Pan y del Trabajo participó de la marcha procesional abarcando en su recorrido calle Tucumán, pasaje Obispo Segura, continuando por 1 de Mayo, Gobernador Fortunato Rodríguez hasta el templo, donde se celebró la Eucaristía, presidida por el Pbro. Julio Murúa, párroco del Sagrado Corazón de Jesús, a cuya jurisdicción pertenece la capilla.
En el inicio de su homilía, el sacerdote se refirió a la devoción de la multitud congregada en torno al Santo como “la obra del espíritu, que ha creado un vínculo, una relación de cercanía con San Cayetano, de manera que espontáneamente vienen a traer los dolores del corazón, las tristezas y desesperanzas, que con confianza las ponen ante él para que interceda ante el Padre”.
En otro tramo de su predicación dijo que “entre las cosas que le pedimos a San Cayetano es trabajo”, el cual “nos dignifica, por eso toda persona tiene derecho a trabajar. El trabajo nos hace mejores seres humanos, nos humaniza, nos hace participar de la obra creadora de Dios”.
También afirmó que “el problema del trabajo es una realidad que se vive en el mundo entero, no hay oportunidades laborales para numerosas personas. Frente a esta situación, la respuesta es más creatividad, solidaridad, fraternidad, verdad y sinceridad en nuestras acciones”.


“Nos juguemos por la vida”
En el día previo al tratamiento de la ley del aborto en el Senado de la Nación, el Padre Murúa llamó a defender la vida desde la concepción. Consideró que esto “no nos dignifica ni nos hace mejores personas”, apuntando que “el sentido común nos dice que no hay conflicto entre la vida del niño y la vida de la madre, son dos personas. El niño es persona desde el momento de la concepción, pero hay una corriente ideológica, llamada ideología de género, que, utilizando
muchos medios como la defensa de los derechos de la mujer, intenta convencernos de que las personas no tenemos una identidad sexual. La sexualidad depende de cómo me siento, cómo me percibo, es algo cultural, que las culturas anteriores nos han impuesto, algo que se construye, no es algo que viene en la naturaleza”.
En este sentido, manifestó que esta ideología “desoye, ignora lo que dice la ciencia, entonces se termina imponiendo por los medios de comunicación que tienen una postura claramente tomada de que como la sexualidad es una construcción cultural, también es una construcción cultural a partir de cuándo es humano y a partir de cuándo deja de serlo”.
Asimismo, reafirmó que “se es persona humana desde el momento en que es concebido en el vientre de la mujer, de la mamá -hasta nos han quitado las palabras, ya no le dicen mamá, ahora le dicen ser gestante- eso que hay en su interior es una persona, es vida, hay un ser humano. No permitamos que nuestro tiempo pase a la historia por haber aprobado leyes que, escondida o solapadamente, terminan promoviendo la muerte de los niños que están en el seno de su mamá. Nos juguemos por la vida”.