miércoles

A través de un convenio entre el Obispado de Catamarca y el Arzobispado de Salta

Se puso en marcha la implementación de la sede la Universidad Católica de Salta en Catamarca

Esta mañana, durante un acto protocolar concretado en el edificio del Seminario Diocesano, se llevó a cabo la firma del convenio entre el Obispado de Catamarca y el Arzobispado de Salta, mediante el cual a partir del año 2014, la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca contará con una sede de la Universidad Católica de Salta (Ucasal). De esta manera, la Diócesis de Catamarca pone en marcha el Centro Educativo, Cultural y Religioso, integrado por los Institutos de Estudios Superiores San Pío X y Fray Mamerto Esquiú, los Colegios Privados Nuestra Señora del Valle y Virgen Niña, la sede de la Ucasal y la biblioteca Mons. Bernabé Piedrabuena, que ya comenzó su traslado al edificio de calle San Martín 954.
La rúbrica del instrumento legal estuvo a cargo del Obispo Diocesano de Catamarca, Mons. Luis Urbanc; el Arzobispo de Salta, Mons. Mario Antonio Cargnello; el Rector de la Universidad Católica de Salta, Pbro. Lic. Jorge Manzaráz; y el Vicario Episcopal para la Educación en Catamarca, Pbro. Juan Ramón Cabrera.
Estuvieron presentes autoridades de la Universidad Nacional de Catamarca, encabezadas por el Vice-Rector, a cargo del Rectorado, Ing. Oscar Arellano; el Director de Educación de Gestión Privada y Municipal, Prof. Fabián Herrera; representantes legales de colegios e institutos terciarios de la diócesis, sacerdotes y público en general.
La ceremonia dio inicio con la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino, tras

lo cual se leyó el convenio marco que establece la implementación de la sede de la Ucasal en Catamarca, teniendo por finalidad brindar oportunidades de una formación integral
universitaria a la población de la provincia de Catamarca, a través de la articulación de un sistema de colaboración amplia entre la Ucasal y el Obispado, a partir del ciclo lectivo 2014.
 La propuesta educativa busca, además, “el desarrollo de actividades educativas, culturales y científicas, como así también la investigación en cuestiones de interés común; colaborar en la organización de cursos, simposios, seminarios, talleres y conferencias, en función de los requerimientos y acorde al interés común; cooperar en la organización y la realización de instancias de formación, capacitación y actualización en temas afines”, según se desprende del instrumento rubricado en la oportunidad.

Pbro. Manzaráz: “Robustecer la condición humana”

En la ocasión, el Rector de la Universidad Católica de Salta, Pbro. Lic. Jorge Manzaráz, destacó la presencia de las autoridades de la Universidad Nacional de Catamarca como “signo de comunión, de cercanía”, y también de los institutos terciarios, en el acto.
Al referirse a “la intención de una universidad confesional de llegar con una propuesta educativa”, recordó que “la universidad nace en el seno de la Iglesia en el Medioevo”, enfatizando que “la intención es robustecer al hombre, que el hombre sea consciente de su dignidad, y eso se logra a través de la educación”.
Asimismo, dijo que “toda propuesta educativa debe tener la capacidad de escuchar a todos, y de incluir a todos, en un proceso
formativo, en un proceso de robustecimiento de la condición humana. A eso aspira la Ucasal cuando llega aquí, a San Fernando del Valle de Catamarca. También quiere incluir a todos, por eso nuestra universidad tiene un sistema de becas, que contempla dos condiciones, que están muy unidas, nunca separadas; primero, necesidad socioeconómica; y segundo, compromiso académico, rendimiento académico, y eso lo hacemos a través del acompañamiento, del seguimiento”.
El rector de la casa de altos estudios de Salta comentó que la oferta académica inicial incluirá las carreras de Trabajo Social e Inglés, proyectando ampliar la propuesta en los próximos años.

Mons. Urbanc: “Esta es una obra del Espíritu”

Por su parte, el Obispo de Catamarca, Mons. Luis Urbanc, brindó un saludo cordial al Arzobispo de Salta, Mons. Mario Cargnello, a las autoridades presentes y “a todos los que están colaborando con este niño que está naciendo”, dijo, agregando: “Les agradezco la presencia, el apoyo para que este edificio que se está transformando en un centro cultural importante de irradiación de fe, de cultura inclusiva para toda Catamarca, lo podamos apuntalar. Espero que entre todos nosotros podamos llevar adelante esta obra, que es una obra del Espíritu”.
“El año que viene, en que iniciamos esta tarea, se van a cumplir 10 años del terremoto que le dio un cambio a toda esta realidad. A veces, el Señor tiene que mover la tierra para que aprendamos a descubrir un nuevo camino. Gracias a Dios se ha recuperado el edificio, se está trabajando lindo; humanamente se han creado lindos lazos, vínculos, y creo que esto va a apoyar esta iniciativa”, manifestó el Obispo catamarqueño, afirmando que “si seguimos confiando en Nuestra Madre, la Virgen, esta obra podrá dar mucho beneficio no sólo a la ciudad de San Fernando sino a toda la diócesis, a toda la provincia, buscando apoyar a los que están en condiciones de desventaja para la formación, pero que tienen capacidad, que quieren, y hay que apoyarlos. Es muy lindo que la Iglesia, a través de sus herramientas educativas pueda ofrecer estas posibilidades. Así que con el paso del tiempo se irán vislumbrando las necesidades y habrá que ir dándoles una respuesta a esos requerimientos del presente”.

También consideró “que esto es un hermoso signo de dos diócesis que se ayudan: Salta, que ayuda a esta Iglesia de Catamarca a poder seguir asumiendo su responsabilidad de ser evangelizadora, de ser forjadora de cultura, de estar al servicio de todos los seres humanos que vienen a este mundo. Y esto nos tiene que ayudar mucho. Espero que podamos satisfacer con este esfuerzo las expectativas que tienen nuestros jóvenes, que se quieren proyectar para transformar el mundo que Dios les da como tarea”.
Culminadas las alocuciones, los visitantes recibieron presentes y luego compartieron un brindis en las galerías del centenario edificio.

Centro educativo y cultural
Con esta acción, la propuesta desde Catamarca es generar un centro educativo y cultural, que incluye el Colegio Virgen Niña y el Colegio Nuestra Señora del Valle, instituciones educativas que abarcan los niveles Inicial, Primario y Secundario, y los dos terciarios, que funcionan en el Seminario, el Instituto San Pío X y el Instituto Fray Mamerto Esquiú.

Al respecto, el Pbro. Lic. Oscar Tapia, Coordinador Diocesano del Centro Cultural, explicó que “toda la comunidad conoce el rol que ha cumplido el Seminario en la sociedad catamarqueña; ya está restaurada la Iglesia, la vamos a recuperar como oratorio de nuestras instituciones; ya está trasladándose la biblioteca Mons. Bernabé Piedrabuena, que tiene aproximadamente 20.000 ejemplares, y va a funcionar aquí, abierta al público. Falta la tercera etapa de la obra, que es recuperar el salón de actos y lo que va a ser algo fantástico, la cripta que ha sido construida en el siglo XIX y nunca estuvo abierta al público. La queremos rescatar para convertirla en un museo de arte sacro, de antropología, de arte religioso, un museo donde el catamarqueño y el turista puedan disfrutar de una obra de arte, que es de Caravati”.