Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

miércoles

Mensaje de Navidad

“El Dios que no necesita de nadie y de nada para ser perfecto, quiso en su infinitud de amor ser uno de nosotros”

Queridos hermanos Catamarqueños:
                                                       “El Verbo (el Hijo de Dios) se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1,14), esta es la Verdad gloriosa, impenetrable, incomprensible sobre la que se fundamenta nuestra esperanza, la que le da sentido a todas nuestras actividades y a todos nuestros sufrimientos. Es el núcleo del Plan de redención querido por Dios Padre para todo el género humano. El Altísimo se humilló, el Creador se vino a estar con las creaturas, el Poder se hizo debilidad, el Rico se hizo pobre y la Sabiduría se hizo ‘locura de amor’ por los seres humanos... Lo más triste: el Señor de todo fue y sigue siendo rechazado por muchas de sus creaturas y, más aún, denostado y perseguido.
Hermanos, los invito a contemplar el rostro de ese Niño que yace entre pajas, en una pesebrera lúgubre y fría. Consideren que es el mismo Dios creador de todo el que está ‘encerrado’ en ese Niño para hacernos saber cuánto nos ama y quiere hacer por nuestra salvación y verdadera felicidad. El Dios que no necesita de nadie y de nada para ser perfecto y pleno en sí mismo, quiso en su infinitud de amor ser uno de nosotros para que cada uno de nosotros pudiera, si lo acepta libremente, ser un hijo de Él y coheredero con Cristo de la Vida Eterna, que es participación en su divinidad.
Les deseo a todos una fecunda celebración del Nacimiento del Hijo de Dios, el Emmanuel -Dios con nosotros-, y que Jesús sea, como lo expresa este nombre, el Salvador que han acogido y en quien han puesto toda su confianza y esperanza.
San José y la Virgen María les ayuden a profundizar en este Misterio central de nuestra fe cristiana y a anunciarlo en sus hogares y en todos los lugares de la sociedad.
¡¡¡Feliz Navidad!!!

Mons. Luis Urbanc

8° Obispo de Catamarca