Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

martes

Más de un centenar de obispos de todo el país deliberan en Buenos Aires

La 109° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina comenzó en la tarde del lunes 20 de abril reuniendo a más de un centenar de obispos de todo el país. Las deliberaciones se iniciaron con la presentación de Mons. Enrique Eguía Seguí, Obispo Auxiliar de Buenos Aires, de las Orientaciones Pastorales para el Trienio 2015-2017 aprobadas en marzo pasado por la Comisión Permanente del Episcopado. Luego se abrió el intercambio pastoral donde los obispos plantearon libremente un abanico de temas y situaciones de las diócesis y la Iglesia en Argentina.
La jornada concluyó con la misa inaugural presidida por Mons. José María Arancedo. Durante la homilía, el arzobispo de Santa Fe y Presidente de la CEA, recordó que “la fe es el primer testimonio en nuestro servicio pastoral, y un don que siempre debemos agradecer y cuidar” y agregó que ella no es algo intimista sino la “fuente de una palabra que da sentido a la vida del hombre en el mundo, y es también palabra de juicio hacia todo aquello que compromete su dignidad. En este sentido la Doctrina Social de la Iglesia es docencia y denuncia, no un agregado circunstancial al evangelio sino parte integrante del mismo. Decir que toda la actividad del hombre es iluminada por el evangelio, es expresión de una auténtica fe en Jesucristo”.

Convocatoria del Papa Francisco
Luego, Arancedo hizo alusión a la convocatoria del Papa Francisco a celebrar un Año Santo de la Misericordia. Recordó que el Santo Padre “define a la misericordia como la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia. Esto nos compromete a ahondar en la “vía de la misericordia”. El pretender siempre y solamente justicia nos puede hacer olvidar, agrega, que ella es el primer paso necesario e indispensable; pero la Iglesia necesita ir más lejos para alcanzar una meta más alta y más significativa. Desde el Evangelio hablamos del perdón y la reconciliación como expresión de ese amor misericordioso del Padre que conocimos en Jesucristo. Cuando la justicia se orienta a la reconciliación se abre al camino hacia la concordia, la fraternidad y la amistad social, tan necesarias en la vida y el futuro de toda comunidad”.  
“Frente a tantas situaciones de precariedad y sufrimiento nos manifiesta el deseo de que todo el pueblo cristiano reflexione en este Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. El Año Santo es un tiempo oportuno para despertar la conciencia a veces aletargada ante el drama de la pobreza, del pobre, del que sufre. Es un desafío para entrar más de lleno en el corazón social del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina, los preferidos del Señor. Tenemos que vivir esta verdad del Evangelio con la libertad y la exigencia de una palabra, que nace en el amor de Dios y busca el bien integral del hombre”, concluyó Arancedo.
La jornada del martes 21 de abril comenzó con la celebración de la Misa presidida por el recientemente creado cardenal -en febrero último- por el Papa Francisco, Luis Villalba. Lo acompañaron Mons. Eduardo Mirás, arzobispo emérito de Rosario y Mons. Domingo Castagna, arzobispo emérito de Corrientes.
La sesión de la mañana se inició con la presentación de Cáritas Digital, un proyecto conjunto de la Pastoral Digital con Cáritas Argentina, que busca “dar visibilidad, difusión y participación activa a la comunidad acerca de las acciones desarrolladas desde Cáritas Diocesanas en las diferentes regiones del país para promover y fomentar el espíritu solidario y el compromiso con quienes más lo necesitan”.
La plataforma se ofrece además como un espacio para organizar la ayuda relacionada al manejo de emergencias de manera centralizada, facilitar información instantánea acerca de diferentes lugares y necesidades para que las personas puedan dirigir sus donaciones (Bienes y Servicios) y animar el espíritu solidario de la comunidad a través de compartir testimonios de voluntarios.
La mañana continuó con la presentación, por parte de la Comisión Episcopal de Ministerios, de una encuesta realizada entre los seminarios del país para evaluar el proceso de formación de los candidatos al sacerdocio. Se presentó el marco general de la misma y se entregó a los obispos los resultados preliminares. Luego se trabajó por regiones pastorales para intercambiar opiniones sobre la realidad de la formación sacerdotal.