miércoles

Piden cuidar las instalaciones de El Calvario como lugar de oración y recogimiento interior

La fraternidad de la Orden Franciscana Seglar, a través de su Servicio de Relaciones Públicas, solicita a la comunidad el cuidado de las instalaciones recientemente reformadas y reparadas de El Calvario, ubicadas sobre la ruta provincial Nº 4, debido a que fue un trabajo enorme para su puesta en valor, reconstrucción de las partes dañadas y restitución no tan solo material, sino también la restitución espiritual de este santo lugar.
La Orden expresa que “El Calvario es un lugar santo de oración y recogimiento interior. No debe ser utilizado para hacerlo funcionar como camping, ni un lugar para hacer picnic. Por mucho tiempo este santo lugar fue profanado, dejando de lado la oración penitencial y recogimiento interior y se lo sustituyó para festejar cualquier cosa menos con la intención con la cual su erector, el reverentísimo padre Fray José Aimón OFM, lo hizo para el fin de oración y el recogimiento espiritual, para encontrarse uno mismo con nuestro Padre Creador y seguir caminando en la fe”.
Asimismo, remarca que “las instalaciones de este santo lugar son de carácter privado y, por ende, es algo que se debe respetar. Este año se prohibió la venta ambulante de cualquier producto dentro del predio. Tampoco es lugar para acampe y pasatiempo  de actividades recreativas, es un lugar de oración y solicitamos a nuestra comunidad que comprendan lo que les solicitamos para que así evitemos la profanación del santo lugar”.
Por otra parte, recuerda que “originalmente el predio de El Calvario era parte de un conjunto de solares pertenecientes a los Padres Jesuitas, que se establecieron en
Catamarca alrededor del año 1716, y en el año 1767 se produjo la expulsión de estos padres del reino de España, y el solar pasó a manos de la comunidad de los Padres Franciscanos. Estos solares, nombrados como “Chacaritas de los Padres”, fueron utilizados por la Orden como áreas de cultivo para su mantención y lugar de retiros espirituales. Ha servido para el cobijo, retiros y hospedaje de muchos santos pastores, entre ellos San Francisco Solano, Fray Mamerto Esquiú, quien fue Orador de la Constitución Nacional y Obispo de Córdoba, entre otros grandes padres de la seráfica orden de la gran familia franciscana”.
El Calvario fue erigido o fundado en 1885, aproximadamente, por el R.P. Fray José Aimón, quien nació en Cataluña (España) y falleció en Catamarca en el año 1887. Fray José Aimón prometió fundar 3 calvarios en recuerdo a la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo. Uno fue construido en Mendoza, el segundo en Aicuña, La Rioja, y el tercero aquí, en nuestra Catamarca, y es aquí donde descansan los restos de Fray José Aimón en la capilla superior donde finaliza el vía crucis en El Calvario.
Con el paso del tiempo, el predio y la zona circundante quedaron en una situación de extremo abandono y suciedad, sin seguridad alguna, lo cual favoreció el robo, la destrucción y diferentes ultrajes y profanaciones de este santo lugar.
“Si volvemos un poco atrás recordemos que la iglesia y los claustros se encontraban en condiciones edilicias muy malas por la falta de mantenimiento, algunos techos se hallaban completamente derrumbados y podridos, otros muy deteriorados, las paredes con serias dificultades. Ahora los padres franciscanos nos otorgaron a nosotros, los hermanos laicos que conformamos la Orden Franciscana Seglar, la concesión de El Calvario y nuestro hermano Ministro Regional y formador de nuestra fraternidad local, el Dr. Alberto Luis Flores, hizo un gran esfuerzo y gestión para que se lleven a cabo las tareas, a fin de rescatar este santo lugar tanto física como espiritualmente”, manifiesta.
La restauración espiritual se realizó el pasado 29 de marzo, en la celebración del Domingo de Ramos, cuando el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, celebró el rito de purificación y restitución espiritual tal como dictan los cánones de la Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana. 

Las acciones que se realizaron para recuperar El Calvario en esta primera etapa fueron:
1-        Limpieza del predio y extracción de techos desplomados (18 contenedores).
2-        Demolición de construcción precaria  en el margen norte donde había basura.
3-        Construcción de nuevo techo al viejo claustro (que estaba desplomado) con madera y cañizo y restauración de la Sacristía de la capilla.
4-        Reconstrucción de paredes del viejo claustro, con sus puertas y ventanas.
5-        Limpieza, reparación y pintura  de la capilla inferior con barnizado y lijado de bancos de la misma y la reparación del altar de la misma.
6-        Construcción de rampas, camino e imágenes de Vía Crucis para personas adultas y con discapacidad.
7-        Construcción de nuevos baños de mujeres, varones y para nuestros hermanos discapacitados.
8-        Pintura de todo el predio.
9-        Sistemas de drenaje para aguas grises y aguas negras separados y drenaje ecológico.
10-      Construcción de un sistema de reservorio de agua con cisternas debajo de 6.000 litros y un tanque arriba de 8.000 litros con sistema de bombeo automático.
11-      Construcción y colocación de reja al frente y alambrado olímpico para seguridad.
12-      Restauración de la capilla superior y mejora de las estaciones del Vía Crucis.
13-      Construcción de receptáculos para colocación de velas encendidas.
14-      Colocación de cartelera y señalización de todo el predio.
15-      Instalación nueva de luz para todo el predio con caño y cable subterráneo con cajas de luz y tableros y colocación de los artefactos lumínicos.

En la segunda etapa se construirá fuera de la zona de peregrinación y oración:
1-        Creación de una zona de esparcimiento “El Bosquecillo”.
2-        Construir una cocina, cantina-bar.
3-        Construir un S.U.M para charlas y recreación.

4-        Espacio de picnic y campamento.