jueves

Preocupación de los obispos por el narcotráfico y los cristianos de Oriente Medio

El segundo día de sesiones de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina continuó en la tarde del martes 21 con el tratamiento del tema de la formación de los futuros sacerdotes. Los obispos abordaron la cuestión divididos en grupos de trabajo para profundizar en los distintos ámbitos de la formación: espiritual, humana, comunitaria, pastoral y espiritual. Al final de la tarde hubo una puesta en común de las propuestas surgidas, las cuales serán analizadas por la Comisión Episcopal de Ministerios. El tema continuará en la asamblea de noviembre con la presencia de Mons. Juan Carlos Patrón Wong, Secretario para los Seminarios de la Sagrada Congregación para el Clero.
El miércoles se inició con la celebración de la Eucaristía presidida por algunos de los nuevos obispos argentinos: Mons. Adolfo Canecín (Obispo Coadjutor de Goya), Mons. Juan Carlos Ares (Obispo Auxiliar de Buenos Aires) y Mons. Martín Fassi (Obispo Auxiliar de Sanidro). En esta misa se rezó especialmente por los últimos obispos fallecidos: el Cardenal Jorge Mejía, Mons. Bernardo Witte y Mons. Juan Carlos Maccarone.
La quinta sesión se abrió con la presencia de Julio Rimoldi, director del Canal Orbe 21 del Arzobispado de Buenos Aires, y Luis Blasco, presidente de Telefónica de Argentina. Se presentó la renovada propuesta de programación del canal y el crecimiento que el mismo ha tenido y el país y en el exterior.

Año Santo de la Misericordia
Como es habitual en cada asamblea, decidieron enviar una carta de salutación al Santo Padre, agradeciéndole además por la convocatoria al Año Santo Extraordinario de la Misericordia. Luego los obispos avanzaron en algunos temas surgidos durante el intercambio pastoral, entre ellos, la situación previsional del clero.  Además plantearon su fuerte preocupación por el aumento del narcotráfico y el consumo de drogas, sobre lo cual conversaron a partir de la realidad que constatan en diversos puntos del país.
Mons. Ibrahim Salameh M.S.P., Obispo de la Eparquía Greco-Melquita, explicó la situación de los cristianos en Medio Oriente, poniendo de manifiesto la indiferencia de gran parte del mundo a esta situación, excepto por las declaraciones del Papa Francisco y otros referentes internacionales. En este sentido se propuso adherir a las palabras del Santo Padre expresando su solidaridad y cercanía con los cristianos de oriente medio que sufren la persecución por su condición religiosa.

Sínodo de la familia

El segundo tramo de la mañana se dedicó al próximo Sínodo de la Familia. Los integrantes de la comisión encargada de elaborar la síntesis de los aportes diocesanos presentaron los resultados. Los mismos han sido enviados a la Santa Sede de acuerdo a lo solicitado por la Secretaría del Sínodo para ser incorporados a las respuestas de todo el mundo y que servirán de base a las deliberaciones de los obispos participantes. Se destacó que hay una gran aceptación de la propuesta del Papa Francisco a una iglesia abierta y en salida pero se evidencia el desafío de cómo hacerlo en la práctica pastoral en el marco de una mayor confianza de Dios como guía de la Iglesia. Luego se abrió un espacio para las resonancias sobre la situación de la familia y las opiniones de cómo abordar la pastoral familiar.